Somontano

EMPRESAS

Julián Mairal sigue en su crecimiento con una nueva tienda en Barbastro

El grupo aglutina ya a 80 empleados y acentúa su fértil política de diversificación

Apetecible aspecto de la tienda con los jamones y los vinos como telones de fondo espléndidos.
Apetecible aspecto de la tienda con los jamones y los vinos como telones de fondo espléndidos.
A. H.

Julián Mairal S.L. ha ampliado las instalaciones con el nuevo espacio de atención al público en la tienda abierta el pasado 23 de marzo en Avenida de los Pirineos. Forma parte del grupo familiar de empresas que incluye la fábrica en Barbastro y el secadero de jamones en el municipio de El Grado. La apertura del espacio se enmarca entre los proyectos que ha llevado a cabo la empresa cuyos orígenes datan de 1958 con el fundador Julián Mairal Fumanal que puso los cimientos para el desarrollo posterior, en 63 años de trayectoria de perfil familiar porque Julián Mairal Villamana cogió el testigo paterno. En la actualidad la tercera generación asume responsabilidades directivas en diversas tareas.

David Mairal explica que el espacio al público ha llevado consigo la incorporación de dos puestos de trabajo de cuatro previstos y una inversión final de 150.000 euros realizada con recursos propios. “Ha sido una inquietud pendiente para atender al público particular porque, hasta ahora, lo hemos hecho en la fábrica. Además, recuperamos un espacio para venta directa de productos propios y una selección entre 2.000 referencias alimentarias que distribuimos”.

La tienda tiene un aspecto moderno y funcional.
La tienda tiene un aspecto moderno y funcional.
A. H.

A simple vista, destacan los jamones y embutidos, también los productos de marcas nacionales e internacionales porque Julián Mairal S.L. es socio de Ameta Food & Service dedicada a la importación y comercialización de productos lácteos y diversas referencias alimentarias procedentes de fabricantes de primer nivel. En este sentido, David señala que “el descenso de trabajo originado por la situación de pandemia, en meses anteriores, ha servido para poner en marcha este proyecto pendiente. El jamón ha sido uno de los productos con mayor demanda y se notaron las ventas directas así que nos reforzó las intenciones de abrir este espacio”.

Destaca la exposición variada, “desde productos de toda la vida que llevan el sello propio de la empresa hasta quesos de muchos países europeos, en especial de Francia de donde los traemos hace 60 años, patés, conservas y productos de 200 referencias diversas, de las cuales 150 llevan sello de identidad de la empresa. En realidad, más que una tienda es el escaparate de productos con el protagonismo de la exposición de jamones”.

Tradición del sabor desde 1958, la leyenda en la tienda.
Tradición del sabor desde 1958, la leyenda en la tienda.
A. H.

De la nave antigua, se ha pasado al espacio innovador actual gracias a la creatividad en interiorismo realizada por la empresa barbastrense ‘Integral unusual design’, que ha sacado el máximo aprovechamiento al espacio disponible entre planta baja y altillo. Exposición y venta de vinos del Somontano con incidencia especial de la marca Mipanas, procedente de bodega propia ubicada en las proximidades del secadero de jamones, en El Grado.

“Se conoce por el concepto vino de garaje, se elabora con medios sencillos y la calidad cobra protagonismo esencial. La producción es limitada, entre 10.000 y 12.000 botellas en función de campaña y de los viñedos entre El Grado y Lascellas-Ponzano”, explica David.

Confianza y fidelidad en el mercado interior

El grupo Julián Mairal S.L. abarca las empresas Jamones Alto Aragón, con secadero en El Grado; Bodega Mipanas; Julián Mairal, comercializadora de productos agroalimentarios para los sectores de alimentación y hostelería; Elaborados Julián Mairal para fabricación de embutidos y, desde el 23 de marzo, tienda y exposición. En total, 100 productos de elaboración propia, cerca de 2.000 referencias en distribución y una cartera comercial de 2.000 clientes de fidelidad habitual. La plantilla actual esté entre 70 y 80 puestos de trabajo.

Respecto a la exportación de productos, “no es masiva y es en países europeos cercanos, en torno al 10%, porque optamos por la distribución interior con especial incidencia en Aragón entre Huesca y Zaragoza, en torno al 90%. El aumento de exportación está entre los retos que nos planteamos a corto plazo”.

En cuanto a la situación del sector, con claras afecciones derivadas de la pandemia, “esperamos que mejore a corto plazo porque sería, también, una buena noticia social. La mayor parte de nuestro mercado comercial se basa en hostelería y los efectos se notan porque ha habido un parón importante. De todas maneras, soy optimista, estamos en un territorio que será de los primeros en despegar cuando pase esta situación, por eso la necesidad de afrontar nuevos retos”.

En esta línea, “las perspectivas no son malas porque el Pirineo es una de las zonas comerciales que despegarán pronto, prioritarias para el turismo, entre ellas Guara Somontano”. En las instalaciones del secadero de jamones, “los efectos de la pandemia se han notado menos en el ritmo de trabajo que concentra a la mitad de la plantilla. La producción actual es de un millón de piezas anuales”.

David se refiere a su padre, Julián, como “un hombre emprendedor a quien le gustan estos proyectos y aún siente pasión por elaborar embutidos. En la galería de fotos antiguas que forma parte de la decoración del nuevo espacio se refleja la historia de la empresa fundada por mi abuelo hace 63 años. Tiempo suficiente para contar experiencias, esperamos celebrar los 65 años si se pasa esta situación que evita celebraciones”. Además, la empresa apoya actividades deportivas, Ultra Trail Guara, Club Atletismo y clubes deportivos, en el marco de su compromiso de responsabilidad social corporativa, extensiva al medio ambiente.

Etiquetas