Somontano

somontano

El Somontano impulsa el plan de mejora y reorientación para el comercio local

Se realizará un análisis de la situación de las tiendas en el medio rural  para consolidar su sostenibilidad 

Nati Castillo, en Alquézar.
Nati Castillo, en Alquézar.
Á.H.

La trascendencia que tiene el comercio rural en localidades del Somontano donde se conservan tiendas y establecimientos abiertos es importante y sobre todo, “síntoma de vida en los pueblos”, según destaca María Jesús Morera, consejera de Desarrollo y vicepresidenta de la Comarca, desde cuya área se realizará un plan de modernización para mejora y reorientación del pequeño comercio local. Se llevará a cabo tras realizar el análisis de la situación sobre las posibilidades que tiene el comercio rural en el Somontano.

La iniciativa está prevista en mayo y afecta a las tiendas convencionales, carnicerías, panaderías y multiservicios municipales. Hasta ahora se han inscrito diez comercios en el plan que se realiza con financiación del Ceder Somontano y recursos del programa Leader, en el ámbito de las acciones que se emprenden en el medio rural.

En la comarca solo quedan tiendas abiertas en seis localidades, Alquézar, Adahuesca, Berbegal, Estadilla, Peralta de Alcofea, Salas Altas y El Grado, más cinco carnicerías y nueve panaderías sumando las de Colungo, Naval y Bierge. En conjunto, forman una red de “tiendas con encanto” donde se venden alimentos de primera necesidad, entre otros. Se suman mercados ambulantes, de periodicidad semanal, para venta de frutas, verduras, pan y congelados. A la red está prevista la incorporación de dos multiservicios en Azlor y Lascellas.

El objetivo del proyecto impulsado desde la Comarca es “la innovación y modernización adaptadas a la realidad del consumo actual para incrementar la rentabilidad del negocio y dar respuesta a las necesidades del vecino, del visitante y de quienes llegan en los fines de semana”, según informan desde el área de Desarrollo del Somontano. El plan de modernización incluye la realización de asesoramientos individualizados con formación especializada y crear la red de colaboración para poner planes de acción, en común, trabajar en varios aspectos y favorecer la cooperación entre pequeños comercios del ámbito rural.

Maite Rodellar, de L’Artica.
Maite Rodellar, de L’Artica.
Á.H.

Se impartirán sesiones sobre técnicas de venta, márquetin, comunicación e innovación. En cuanto al análisis, asesoramiento y acompañamiento de promotores interesados, el contenido se definirá conforme a las necesidades de cada establecimiento con el objetivo de conseguir resultados que sean “claves para las empresas y comercios participantes”.

La dedicación prevista es de 10 horas a cada empresa, como máximo, y se completará con asesoramiento on-line disponible desde el primer día durante cuatro meses, por correo electrónico, teléfono y videoconferencia. Mediante la puesta en marcha del Plan de Apoyo e Innovación se pretende, también, revertir el descenso de ventas que se arrastra desde las últimas décadas, según han detectado los resultados del análisis sobre el comercio rural realizados desde el área de Desarrollo.

El Plan incluye acciones de formación y de asesoría empresarial a titulares y trabajadores de negocios, “es fundamental conseguir que los pequeños comercios rurales se consoliden y sean más rentables para mantener la población y los servicios. En este aspecto, el plan diseñado les permitirá saber qué pueden hacer para seguir adelante”.

La presencia de establecimientos comerciales en el medio rural es “un síntoma de vida en pueblos, cuando cierra un comercio en una localidad, empieza a decaer. Por eso es tan importante trabajar en las acciones de mejora y reorientación del comercio rural para conseguir que sea más rentable y responda a la doble necesidad de atender a la población local, cada vez más envejecida y a los turistas que acuden a la zona” según las valoraciones realizadas desde Desarrollo de la Comarca.

“Comercios de proximidad”

María Jesús Morera, responsable del área de Desarrollo de la Comarca, señala que “este plan ha surgido para atender la necesidad del comercio rural ante el notable descenso de estos establecimientos, asociado a la jubilación de los responsables y porque los hábitos de consumo cambiaron desde que comenzó la pandemia. Se ha planteado una formación para que los comercios dispongan de otras opciones para complementar con la venta habitual y también sean un motor económico de desarrollo en cada localidad”.

María Jesús Morera. Consejera comarcal de Desarrollo y vicepresidenta de la Comarca del Somontano.
María Jesús Morera, consejera comarcal de Desarrollo y vicepresidenta de la Comarca del Somontano.
S.E.

Al mismo tiempo, considera que “el comercio rural puede generar puestos de trabajo de calidad y promover el consumo de productos de proximidad. Es necesario que en los pueblos haya servicios básicos para la población y tendremos que habilitar las herramientas suficientes con objeto de que los comercios rurales que realizan un servicio importante entre los habitantes, generen puestos de trabajo para evitar el desplazamiento de los vecinos. Además, el comercio rural da valor a todos los productos de proximidad”, en opinión de María Jesús Morera, que estima que es uno de los grandes objetivos de desarrollo. 

Etiquetas