Somontano

SECTOR VITIVINÍCOLA

Las previsiones apuntan a una campaña de uva excelente en el Somontano

La Denominación de Origen prevé superar los 15,2 millones de kilos de 2020

Viñedos en El Ariño.
Viñedos en El Ariño.
D.O. Somontano

El presidente o presidenta del Consejo Regulador de la D.O.P. Somontano que salga en las próximas elecciones será testigo de una cosecha excelente entre 29 bodegas si se cumplen las previsiones basadas en el estado actual de los viñedos. Las cifras podrían superar por mucho los 15.240.000 kilos de uva que se recolectaron en la última campaña de la presidenta Raquel Latre, que finaliza su legislatura por decisión personal. En los cuatro años de su etapa se recogieron 85.721.993 kilos y la mejor cosecha de la década con 21.041.993 kilos en el año 2019.

Francisco Berroy, secretario general del Consejo y viticultor, destaca el estado de los viñedos para la presente campaña: “Ha hecho una primavera fresca, no ha sido calurosa hasta junio, la brotación en el viñedo fue muy lenta, tras un año lluvioso y las plantas venían con fortaleza. El cuajado ha sido muy bueno y los viñedos están espectaculares. Todo apunta hacia buena cosecha”. En este sentido, aunque “es pronto para cifras estimativas”, remarca que “la planta viene bien, fuerte y cargada de uvas. Las tormentas en junio han sido favorables para el secano, en especial, porque en regadío no hay problema”.

Las tareas que se llevan a cabo actualmente se centran en “subir alambres, despuntes en las variedades tempranas consistentes en recortar los sarmientos de la cepa, suprimir la extremidad de pámpanos o ramas, además del mantenimiento del suelo, limpieza de hierbas y tratamientos cada quince días”.

En términos generales, “será una temporada normal en cuanto a fechas, más bien un poco retrasada respecto a los últimos años; después de la Virgen de agosto (día 15) se iniciará la recogida de alguna variedad”. La superficie de viñedos es estable entre 3.900-4.000 hectáreas, “las que se arrancan vuelven a plantarse, no hay más derechos y tampoco hay expectativas de superar esta cifra”.

En cuanto al número de 29 bodegas, según apunta, “en esta zona hemos presumido siempre de que todas estaban en la D.O.P. a diferencia de otras con más variables. Todos piensan en las ventajas de una marca pública que aporta resultados”. Hasta ahora no hay previsiones de nuevos proyectos: “Será difícil que haya nuevas bodegas por las limitaciones de plantaciones, no se pueden transferir derechos y es muy difícil que se establezca una bodega nueva sin viñedos. Hace años hubiera sido más probable”.

En cuanto a las ventas del 2020 marcado por la situación de pandemia del coronavirus, Berroy explica que “se notan los efectos de la apertura de establecimientos de los sectores, aunque lo deseable sería la hostelería al 100% en interiores. El principio de este año fue muy duro después de que 2020 fue menos malo de lo esperado. Ahora empieza a moverse el consumo pero lo que se ha dejado sin vender, ahí está”.

En cambio, “la exportación funciona muy bien y ha salvado la situación en los inicios del año. Ha funcionado mejor que el mercado nacional y en este sentido, el 70% de los vinos del Somontano son ventas interiores. Es evidente que nos ha afectado más. Los mejores mercados los tenemos en Centro Europa, entre Bélgica, Alemania, Suiza, Reino Unido y Países Escandinavos. Fuera de la Unión Europea destaca México, en especial. Los reconocimientos internacionales a vinos de la D.O.P. Somontano y las buenas calificaciones de guías especializadas se notan mucho”. 

Etiquetas