Somontano

SOMONTANO / PATRIMONIO

Domingo Buesa: "Las obras valiosas deben estar expuestas en museos"

Las tallas de la virgen de Chiriveta y la de Bruis se muestran por primera vez en el Diocesano de Barbastro

Domingo Buesa junto con las tallas expuestas en el Museo Diocesano
Domingo Buesa junto con las tallas expuestas en el Museo Diocesano
Á.H.

Las tallas de la virgen de Chiriveta y la de Bruis se expusieron, por primera vez, este martes, en el Museo Diocesano Barbastro-Monzón, junto con la virgen de Linares que forma parte de la colección de obras desde diciembre de 2020 tras la restauración realizada. 

Las tres tallas de escultura medieval se expusieron juntas con motivo de la conferencia sobre “La Virgen en la escultura medieval. Tres vírgenes el Museo Diocesano Barbastro-Monzón”.

Los responsables del Museo eligieron para impartirla a un notable experto como Domingo Buesa, presidente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis desde 2009 y entre los referentes de la vida cultural aragonesa por méritos, cargos (públicos y privados), autor de publicaciones y especialista en la historia aragonesa. 

En declaraciones previas, Buesa destacó la necesidad de que "las obras valiosas deben estar expuestas en museos y en las condiciones adecuadas".

La talla de Nuestra Señora de Bruis, en madera policromada, es del siglo XIII y procede del santuario diocesano cerca de la localidad de Palo, en La Fueva. La talla de Nuestra Señora del Congost, en madera policromada, es del siglo XIII, procedente de la ermita de Chiriveta. Las dos se exponen por primera vez en el Museo. La talla de Nuestra Señora de Linares, en madera policromada y dorada es del siglo XIII, procedente de Benabarre.

Buesa explicó que “desde que Roda de Isábena dejó de tener una escuela de primer orden en tallas medievales, en la zona de Barbastro siguió abierto un taller muy importante de artesanos propios que generaron tallas como las que se exponen hoy por primera vez. Algunas son populares y otras de calidad extraordinaria”.

En concreto, “la Virgen de Bruis es clásica y tradicional, del siglo XII, muy bien planteada que responde al concepto de que el Niño comienza a tener cierta autonomía. Es una obra interesante, a tener en cuenta para analizar la evolución de la iconografía mariana en Aragón”. 

Respecto a la virgen de Chiriveta “es una imagen que me llena de dudas, cada vez que la veo, es un auténtico problema porque, a veces, me entra la duda de si para vestirla, en algún momento determinado, le quitaron el niño y la convirtieron en virgen diferente. Es una talla curiosa con diadema muy clásica propia de la escuela de Huesca”.

En cuanto a la virgen de Linares, “es una pieza importante, la gran obra de la incorporación del románico al gótico. Lleva un vestuario inusual en España en aquellos momentos, el autor conocía muy bien lo que se vestía en Francia, por ejemplo, y nos lleva a principios del siglo XIII. Esta imagen tiene un goticismo extraordinario, es asombroso que llegara aquí, casi perdido, un escultor y que pudiera hacer esta obra. El trono enriquece lo que es una virgen señera en los inicios del gótico en Aragón”.

Etiquetas