Somontano

SOMONTANO / ENOTURISMO 

Las visitas a bodegas y museos del vino en la D.O. Somontano caen un 69,4 % por la covid

La Ruta del Vino había supuesto un ascenso progresivo de los visitantes hasta el 2019

Cata en Torreciudad
Cata en Torreciudad
Á.H.

El descenso de visitantes a bodegas y museos de vino en 2020 fue del 69,4 % respecto al año 2019 en la D.O. Somontano y fue inferior a la media del 73,5% de las Rutas del Vino de España, según el informe anual del Observatorio Turístico Rutas del Vino de España editado por Acevín. En el caso concreto del Somontano, hubo 28.453 visitantes, cifra muy lejana de los 93.119 del año 2019 donde se registró, a la vez, un aumento respecto a los 79.601 visitantes del año 2018. El descenso medio, a nivel nacional, fue de 2.262.011 visitantes respecto a 2019.

Hasta ahora, desde que se puso en marcha la Ruta del Vino, en 2007, con 40.174 visitantes, las cifras han ido al alza de forma progresiva hasta 2019 con un total de 745.065 visitantes, anteriores a la pandemia. En los últimos cuatro años (2016-2019) se mantiene como la séptima con más visitantes en España y se han incorporado seis establecimientos por lo que suman cerca de 90, según informa Clara Bosch, gerente.

Las Rutas del Vino de España han hecho un gran esfuerzo por renovar sus productos turísticos, sobre todo en los mercados que han pasado a ser “más cercanos” explica Bosch. Cita como ejemplo las Catas con Vistas que encaran la recta final del calendario propuesto en julio. Hasta ahora “con un balance más que positivo gracias a la respuesta del público”. En las ocho catas realizadas han participado 125 personas y el denominador común ha sido de “una experiencia con buena nota”.

En este aspecto, “se cumple el objetivo de incrementar la oferta enoturística del territorio y se cumplen todas las medidas de seguridad necesarias. Cada participante tiene su cuelga-copas y su copa que después se llevan a casa y el picoteo con chips de longaniza de Melsa se envasa en monodosis”, señala.

Las catas continuaron este jueves en la ermita de la Candelera, en Salas Altas, con maridaje de vinos de Batán de Salas de Beroz; el viernes será en la ermita de Fonz a cargo de Bodega Sers y Bodega Monte Odina la hará en el espacio Gutemberg de la Uned en Barbastro. A finales de julio, El Grillo y la Luna la hará en el monasterio de El Pueyo, el jueves 29, Bodega Idrias en la Carrasca de Lecina, el viernes 30, y Bodega Sommos en La Ramilla, el sábado 31. Las sesiones comienzan a las 20 horas y el precio es de 15 €. En la propuesta han participado las bodegas Viñas del Vero, Alodia, Meler, Fábregas, Valdovinos, Pirineos, y Obergo que eligieron espacios y lugares diferentes.

En definitiva, “la propuesta se encamina a consolidar la oferta de turismo enológico en el territorio con objeto de afianzar la agenda de la Ruta del Vino Somontano” indica Clara Bosch. 

Etiquetas