Somontano

DOMINGO / COSAS DE CASA

El Día de los Archivos abre el Museo Diocesano de Barbastro

Margarita Rodríguez fue pródiga en informaciones sobre la colección de documentos 

Margarita Rodriguez de Alisal
Margarita Rodriguez de Alisal
Á.H.

La reciente jornada del Día de los Archivos permitió la posibilidad de conocer el interior del Diocesano que, normalmente, no está abierto al público. La archivera Margarita Rodríguez de Alisal fue pródiga en informaciones sobre la colección de documentos seleccionados para la ocasión, entre los que destaca el primer libro impreso en Barbastro por encargo del obispo Jerónimo Batista de Lanuza (1616-1622) autor de 32 libros.

Se cumplen 400 años desde que el insigne prelado con título de Venerable porque fue notoria su fama de santidad, promovió la publicación del libro fechado en 1621. Primero de tres volúmenes que forman parte de los fondos del Ayuntamiento, a quien se solicitó la cesión para la muestra. El insigne prelado falleció en Albarracín, el 15 de diciembre de 1624, y sus restos reposan en la basílica de El Pilar. En la historia episcopal es el obispo número 12 en la etapa iniciada por San Poncio en el año 1101.

Libro sobre Gregorio Batista de Laznuza
Libro sobre Gregorio Batista de Laznuza
Á.H.

La riqueza documental es muy importante y su clasificación, en diversas etapas, ha sido compleja con procedentes de varios archivos, entre ellos el capitular y de la curia. En los sótanos del Museo está gran parte de la historia reciente de la Diócesis, clasificada por secciones en 20 compactus dobles, entre ellas los fondos del canónigo Manuel Iglesias.

Además, de parroquias, musicales, libros de Coro de la Catedral, obispos desde 1939, clérigos, consejos pastorales, nulidades matrimoniales, partidas, nombramientos, estadísticas, visitas “ad limina” de los obispos en Roma, límites diocesanos, beatificaciones y causas, litigio de bienes, reclamaciones, asociaciones canónicas y visitas pastorales. Boletines oficiales de la Conferencia Episcopal Española y del Obispado, publicaciones diocesanas, fundaciones, cofradías, monasterio El Pueyo, San Victorián y Seminario entre otros. El sistema moderno permite la posibilidad de consulta, previa autorización, ya que es una de las partes más importantes del Archivo Diocesano.

La visita guiada permitió la posibilidad de conocer de cerca una colección de documentos y pergaminos de la Cámara Apostólica de Roma (1574) con procesos judiciales, de la Vicaría general de obispos, entre ellos Hugo de Urriés (1421-1443) y Guillermo de Siscar (1443-1457), de Huesca, Pedro Martínez de Luna (1572-1574) de Zaragoza. Se expusieron dispensas matrimoniales del Papa Clemente VIII (1598) que enriquecen, en conjunto, la colección de pergaminos, sellos vaticanos, causas apostólicas de los siglos XVI y XVII y cancillerías pontificias (XVI).

Además, ejecutorías de infanzonías de Carlos III y Felipe IV y del Justicia de Aragón, entre otros que acreditan el valor y la importancia de los fondos documentales. Muestra, también, del trabajo realizado con antelación por los archiveros del Obispado desde Ambrosio Sanz, Mariano Orús, Pablo Pueyo y José Lanau quien procedió a la mayor rectificación y ampliación de libros desde 1985- 2005, cuando le relevó Tomás Arcas, hasta agosto de 2016. Margarita Rodríguez de Alisal es la archivera actual en una lista con predominio de sacerdotes diocesanos en una larga etapa anterior.

Sigilografía

Los sellos episcopales en la vitrina dejan constancia de doce obispos desde Jaime Fort y Puig (1829-1855) número 35 en la historia diocesana, hasta Alfonso Milián (2004-2014) que fue el número 50 y falleció en noviembre de 2020. Sellos, Sigillvm-Sedis-Barbastrensis y Obispado de Barbastro. Ocho sellos parroquiales de La Asunción (Barbastro), Clamosa, El Soler, La Pinilla, Mipanas, Puy de Cinca, Tolva y Torrente de Cinca.

La exposición se completa con sellos del Vicariato General de San Victorián, Arciprestazgo de Tolva, Gobierno Ecco. del Obispado de Barbastro, Junta Diocesana de Reparación de Templos, Subdelegado Castrense de Barbastro y Cofradía de Nuestra Señora de los Desamparados. Además de sellos aparecidos en documentos sin identificar.

En la capilla del obispo, donde destacan pinturas de Bayeu y la cúpula original, se expusieron la bula de consagración de la catedral firmada por Pío V y la bula de la Cofradía Minerva, restaurada, única por sus características. 

Bula de la Cofradía Minerva
Bula de la Cofradía Minerva
Á.H.
Etiquetas