Somontano

IGLESIA CATÓLICA

Barbastro rinde una emotiva despedida a "Sorru" antes de irse a Zaragoza

Las gestiones para que se quedara en la localidad han sido vanas y la religiosa cumple c0n el mandato de su orden

Sor Rosario junto con otras religiosas de la congregación.
Sor Rosario junto con otras religiosas de la congregación.
Ángel Huguet

 “Me siento muy ligada a este colegio y vinculada a Barbastro porque las raíces del tronco son muy hondas aunque las intenten arrancar de golpe pero es así, tengo que aceptarlo como religiosa, no puedo negarme y debo ser consecuente hasta el final de mi vida”. El traslado de sor Rosario Marín “Sorru” es inevitable porque la obediencia obliga y cerca de 30 años de estancia en el colegio San Vicente de Paúl no han sido “suficientes” para evitar el traslado próximo a un colegio vicenciano en Zaragoza al que se incorpora con 78 años de edad. Las gestiones han sido vanas y las explicaciones dadas no han sido “convicentes”.

Los días previos son una experiencia de vida para la religiosa a quien el claustro de profesores y profesoras, alumnos y alumnas, antiguas maestras y familias han ofrecido muestras emotivas, entre ellas el espacio interior del colegio que se llamará “el jardín de Sorru” en recuerdo de quien ha pasado “media vida” en Barbastro donde ha sobrevivido a la pandemia entre otras experiencias de vida. Las muestras de afecto se suceden durante jueves y viernes. “Sorru” ha sido gran colaboradora en tareas diocesana durante su estancia en Barbastro.

Etiquetas