Somontano

SOMONTANO - EMPRENDIMIENTO

Primer centro de ejercicio y salud en Barbastro

Jorge Barón, nutricionista y entrenador, y Alfonso Satué, fisioterapeuta, han contado con el apoyo del ceder

Nuevas instalaciones del Club Fitness Barbastro.
Nuevas instalaciones del Club Fitness Barbastro.
S.E.

El nuevo centro clínico y de entrenamiento del Club Fitness Barbastro se ha puesto en marcha hace unas semanas por iniciativa de los emprendedores locales Jorge Barón, nutricionista y entrenador personal y Alfonso Satué, fisioterapeuta, que han apostado por un proyecto moderno y novedoso con la ampliación de instalaciones. Están al frente del equipo multidisciplinar de ocho personas para ofrecer servicios en el primer centro mixto de ejercicio y salud en la ciudad.

El cierre reciente de las puertas del antiguo local ha dado paso al de 1.300 metros cuadrados, en la Avenida Río Vero, que se adapta a las exigencias del sector y de clientela específica, en varios tramos de edades. El proyecto nace de una idea simple: “deporte es salud”, se ha realizado con recursos propios y con apoyo de fondos Leader que gestiona el Grupo de acción local Ceder Somontano conforme a las estrategias de desarrollo con ayudas cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y por la Comunidad Autónoma de Aragón.

En las instalaciones se han tenido en cuenta aspectos concretos como la distancia social y la necesidad de amplios espacios para la práctica de actividades ya que el proyecto “nació y creció en plena pandemia del Covid 19” explican los promotores. Además de los servicios de fisioterapia en prevención, tratamiento y readaptación de lesiones, músculo esqueléticas, se ofrece consulta de nutrición y dietética, psicología, entrenamiento personal para pacientes con y sin dolor, clases dirigidas de yoga, pilates, salsa y bachata, tonificación y spinning, informan Barón y Satué.

“Llevamos años de trabajo conjunto en el centro antiguo con demanda en aumento y las instalaciones se quedaron pequeñas, hasta el extremo de que cuatro profesionales casi nos peleábamos por pillar una consulta. Ante el evidente problema de espacio teníamos clara la ampliación con nuevas instalaciones en el lugar adecuado. Este local apareció casi a última hora”, explica Barón.

A partir de ahora, “el desahogo es total porque disponemos de consultas propias y se han evitado colapsos lo que permite también más posibilidades de agenda de trabajo. La propuesta de servicios se ha ampliado y los puestos de trabajo con autónomos”. Al mismo tiempo, “hemos trasladado la maquinaria adquirida hace tres años pero se han incorporado aparatos de una marca de prestigio mundial que ha dotado a muchas instalaciones similares. La biomecánica y el diseño nos convencieron y tras el estudio de necesidades se adquirió para este proyecto”.

Respecto a las instalaciones, “no me gusta hablar de competencia sino de co-petencia porque cuanto más crece el sector es mejor ya que permite dar mayor cobertura de servicios en general. Es lógico que al ser maquinaria de último diseño pensemos que hemos integrado servicios novedosos en Barbastro. Más bien diría que no somos únicos sino diferentes porque no es un gimnasio al uso ni una policlínica, es algo completamente nuevo”.

Desde la apertura se nota “aumento de los usuarios con entrenamientos personales y tratamientos específicos. En este sentido, las posibilidades son muchas, todo el mundo conoce hoy día los beneficios sobre la salud de la práctica del deporte y en especial, de las actividades de fuerza”. La apertura ha despertado interés social en consultas previas, “el horario de atención nos ha superado para atender a más del centenar de personas de Barbastro y de otras localidades próximas”.

Ambos promotores valoran el apoyo del Ceder Somontano para sacar adelante el proyecto, “nos quedamos muy tranquilos cuando visitaron el espacio antes de poner en marcha el proyecto y todo lo que llevaba consigo. Además, vieron que nosotros mismos trabajamos en tareas de construcción y adaptación”. 

Etiquetas