Somontano

LITERATURA

El habla de Costean despierta el interés de varios filólogos aragoneses

Esta publicación de Balbina Campo aporta 4200 palabras y 365 expresiones propias entre los vecinos de la localidad

Balbina Campo.
Balbina Campo.
Á.H.

El libro “Palabras i cosas de lo lugar de Costean” (Semontano de Balbastro) escrito por Balbina Campo y publicado por el Consello d’a Fabla Aragonesa ha despertado el interés de varios filólogos aragoneses y los ecos han llegado hasta París, según explica la autora. En la presentación de la obra, el sábado pasado en la Feria del Libro en Huesca, se dieron cita varios expertos que mostraron su “sorpresa agradable” por este libro que aporta 4200 palabras y 365 expresiones propias entre los vecinos de la localidad donde residen Balbina y su marido, Pepe.

En este sentido reconoció ante el público que “este trabajo se descubrió gracias al reportaje en Diario del Alto Aragón (mayo 2018) que llamó la atención inmediata del Consello. Aquello fue determinante para publicar el resultado de 23 años de labor de contenidos. La repercusión ha sido inesperada y sorprendente porque he comprobado el interés entre filólogos y especialistas en fabla aragonesa. Este libro me ha desbordado”.

En la historia de Costean no hay precedentes, “los vecinos están contentos y tampoco es habitual que asistan cien personas a la presentación en Barbastro, algunos procedentes de varios pueblos. En la reciente Feria del Libro, en Huesca, me presentaron a especialistas en fabla de todo tipo. El Consello me ha tratado con mimo y delicadeza, se lo dije al presidente Chusé Inazio Nabarro y con antelación a Francho Nagore, Maite Estabén, Paz Ríos y Chorche Escartín. Hemos trabajado a fondo y en cinco ocasiones vinieron a Costean con especialistas”.

En este sentido, “se ha valorado que nunca se habría escrito nada sobre esta localidad y en costeano. Uno de los filólogos me dijo que supo del libro en París aunque no he sabido más detalles. Hasta ahora, la primera edición va bien por lo que me informaron”. El libro es un legado, “por circunstancias de la vida, al igual que otros pueblos, hace 65 años vivíamos 450 vecinos y había 40 niños en la escuela. Hoy solo residimos 44 personas mayores y 2 niños porque la escuela se cerró hace mucho”.

En la misma línea “es triste y duro ver como desaparecen personas, casas, plantas y animales. En definitiva, vives de cerca la agonía de tu pueblo, así lo transmití en la Feria del Libro”. Por eso, “es un homenaje extensivo a mis abuelos, padres, familia y todas las personas con las que he convivido en Costean. En conjunto, conservaron y transmitieron nuestra fabla como seña de identidad”.

El reto siguiente en el que trabaja es un recetario en costeano “hace tiempo que recopilé recetas de cocina y guisos de mi abuela, de mi madre y propias. De antemano, conozco que hay interés. Creo que hay un centenar de recetas y entre ellas, la más curiosa es el guiso de tejón encebollado. Ahora es casi imposible porque apenas quedan tejones. Además, hay que saberlo preparar en condiciones adecuadas”.

Por otra parte, “trabajo en un libro basado en tintes sacados de plantas naturales, hierbas y flores del pueblo. Los resultados son sorprendentes. La intención es donarlo para una Fundación. Faena no me falta y espero que haya tiempo suficiente para terminarlas”.

Etiquetas