Somontano

ENOCULTURA

Luis Oliván ofrece una cata de vinos elaborados en Bespén y Ainzón

En la localidad del Somontano produce 2.500 botellas de garnacha y 1.200 de mezcla de variedades tintas y blancas

Luis Oliván posa con una de las botellas de la DOP Somontano que lleva su nombre.
Luis Oliván posa con una de las botellas de la DOP Somontano que lleva su nombre.
Á.H.

Luis Oliván eligió la tienda de Julián Mairal para la cata maridada de cuatro vinos embotellados entre Bodegas Lasierra con marca Bespén, en la DOP Somontano, y en Crianzas y Viñedos Santo Cristo, en Ainzón, perteneciente a la DOP Campo de Borja. Vida, pasión y vino definen el perfil de Oliván, con muchos años de experiencia, quien trabajó en Barbastro hasta 2007 en la actual Bodega Pirineos, cuando optó por trasladarse hasta El Bierzo para iniciar nueva etapa profesional.

Cinco años después trabajó en el proyecto de la familia Nozaleda, en la Sierra de Gredos, hasta que optó por el regreso a tierras altoaragonesas. En Bespén elabora sus propios vinos con nombre propio que dan lugar a la marca. En concreto, un tinto de garnacha Luis Oliván “Las Pilas” (2.500 botellas) y Clarete de Bespén sin etiqueta de la DOP. “Es una elaboración en desuso porque en muchos casos venía de viñedos donde había mezcla de las variedades tintas y blancas en mayor cantidad. En total, 1.200 botellas en la añada 2020”, dice.

Además, dispone de una parcela de variedad garnacha en el municipio de Ainzón, en la DOP Campo de Borja, situada en una ladera con viñedos hacia el Moncayo, en una zona fresca que da mayor carácter a los vinos. La producción de la añada de 2019 fueron 4.000 botellas. “De mi paso por Madrid -añade- traigo una elaboración de uva blanca autóctona de la comunidad, con poco más de 700 botellas”. En pocos años ha creado su red de distribución que llega a países como Alemania o Canadá.

Hasta ahora, “la experiencia es buena porque los vinos gustan pero queda mucho trabajo aunque mis principales clientes son del sector de hostelería de cierto nivel, sobre todo en Madrid. La garnacha de Bespén tiene muy buena acogida, los de familia Lasierra son muy interesantes en calidad, es una referencia tradicional porque llevan siglos dedicándose a la agricultura en La Hoya de Huesca”.

Etiquetas