Somontano

REPORTAJE

Barbastro inicia la demolición de las “gradas de sol” de su plaza de Toros

La zona habitual de las peñas locales está en desuso desde la corrida del año 2017

Inicio de los tareas de demolición en las gradas de la Plaza de Toros.
Inicio de los tareas de demolición en las gradas de la Plaza de Toros.
Ángel Huguet

Las obras de demolición de la parte antigua de la plaza de Toros, conocida como “gradas de sol” para diferenciarla de la zona de sombra, han comenzado esta semana y continuarán hasta que “desaparezca” el graderío construido en piedra arenisca en 1892. La zona de uso habitual para las peñas locales está en desuso desde la corrida de 2017 y después las gradas han estado “desiertas” en los festejos celebrados en 2018 y 2019 por cierre perimetral de zona.

La demolición lleva consigo la desaparición del antiguo callejón por donde salieron al ruedo el alguacilillo y cuadrillas desde las primeras corridas celebradas los días 5 y 6 de septiembre de 1892. Pablo Royo fue el último alguacilillo que salió al ruedo con las cuadrillas de Gómez del Pilar, Gonzalo Caballero y El Adoureño, el 8 de septiembre de 2019, en la corrida que el alcalde Fernando Torres presidió por primera vez con Luis Grasa, que debutó como asesor tras la larga trayectoria de Eugenio Sánchez. Dos años después, Torres ha presenciado el inicio de las obras de demolición al lado de Lorenzo Borruel, concejal de urbanismo y uno de sus “peones de confianza”, en términos taurinos.

El derribo parcial llevará consigo la ejecución del proyecto de adecuación del coso para potenciar las actividades en el ámbito cultural y recreativo, según se informó en la Comisión de Urbanismo celebrada el 27 de agosto. En este sentido, Torres consideró que el derribo era “muy necesario por cuestiones de seguridad y para garantizar la apertura de esta instalación municipal para usos y eventos complementarios”. La Plaza lleva dos años sin actividades taurinas y no se descarta la posibilidad de que haya corrida de Fiestas en septiembre de 2022.

Aspecto de las gradas de sol.
Aspecto de las gradas de sol.
Ángel Huguet

En la remodelación parcial realizada en 1994 no se incluyó la zona de sol y desde que se inauguró la Plaza el 8 de septiembre de 1995, se ha conservado una imagen de contraste entre la parte “moderna” (sombra) y la “antigua” (sol). Las obras de derribo afectaron, entonces, a la parte más deteriorada por la declaración de ruina inminente firmada por el arquitecto municipal. El proyecto de 52 millones superó los cien con aportación de 30 millones del Gobierno de Aragón por compromiso del vicepresidente José Ángel Biel en la etapa de la alcaldesa María Eugenia Claver.

La remodelación fue incompleta por problemas urbanísticos y de afecciones con propietarios de suelo colindante y el proyecto redactado por el arquitecto Francisco Sánchez solo afectó a la tercera parte de la Plaza con dotación de graderíos nuevos, ampliación del aforo, enfermería, toriles, vestuarios y dependencias de servicios. El graderío de sol quedó como la única referencia de la vieja Plaza que recuerda la tradición taurina de Barbastro desde el siglo XV con otros escenarios anteriores.

Barbastro se ha quedado sin corrida de toros en cinco ocasiones justificadas desde que se inauguró la Plaza, en 1949 por falta de recursos, en 1993 por declaración de ruina, en 2016 porque la mesa de contratación declaró desierto el procedimiento, entre 2020 y 2021 por pandemia. En la cronología están los nombres de tres toreros locales: Mariano Gil “Platerito” (1906), Ataulfo Fierro (1913-1918) y Antonio Bamala (1945-1949). La lista de becerristas es amplia, entre ellos Julio Pinedo “El Ciclón”, Pepe “Gilerito”, Manolo Montero, y Víctor Román “Ferranquita”, que lidiaron reses bravas en la “monumental becerrada” nocturna del 23 de junio de 1962 para estrenar la iluminación.

“Multiusos”

En el transcurso de la historia ha sido escenario para Festivales de España, sesiones de cine, Festival Vino Somontano, exaltación de Cofradías de Semana Santa, festivales de jota, combates de boxeo, mítines políticos y entrenamientos nocturnos del equipo de fútbol Peña Ferranca con el técnico Paco Pol entre otras “utilidades”. En el interior está el único Museo Taurino que existe en la provincia desde septiembre de 2008 por iniciativa de la Asociación Amigos de la Plaza de Toros, presidida por Manuel Calvo, con donaciones de los aficionados locales Pepe Ardanuy y Ricardo Bestué, entre otros.

Etiquetas