Somontano

entidades asistenciales

Cáritas de Barbastro-Monzón ha dado cobertura a unas 1600 personas y concede 5.516 ayudas

Llevarán a cabo la campaña “Esta Navidad cada portal importa”

Roberto Ramón Uriol y Amparo Tierz.
Roberto Ramón Uriol y Amparo Tierz.
Á. H.

Cáritas Diocesana de Barbastro-Monzón ha dado cobertura a 1600 personas, aproximadamente, y ha concedido 5516 ayudas según han informado Amparo Tierz, directora, y Roberto Ramón Uriol, delegado, en rueda de prensa para presentar la campaña “Esta Navidad cada portal importa”. Las consecuencias posteriores a la pandemia de la covid-19 han originado “nuevas necesidades en empleo, brecha digital en hogares más vulnerables, necesidad de apoyo emocional y ayudas de urgencia entre los detonantes de esta profunda crisis que se instala en las calles”.

Los bienes de “primera necesidad” entre ellos alimentación, salud, vestido o transporte “se ven comprometidos y las cifras de consumo se disparan en una sociedad digitalizada que excluye a quienes no disponen de conexión suficiente, de dispositivo conectado a la red y de habilidades para manejarse en nuevas autopistas, lo que supone una pérdida de empleo de oportunidades para acceder al empleo, educación, ayudas públicas y relaciones sociales”.

En el programa de Acogida, se ha atendido durante el año un perfil de población con predominio de personas que nunca acudieron a Cáritas y familias monoparentales con edad media entre 35 y 45 años. Además, existen muchas que están a la espera de ayudas de entidades públicas por retrasos del ingreso mínimo vital y otras que no pueden optar. En estas situaciones, Caritas cubre lagunas junto con Servicios Sociales comarcales de cada zona. Además, hay un alto número de personas latinoamericanas con dificultades económicas que se encuentran en situación irregular (30%) o asilo (20%) según datos facilitados en la rueda de prensa celebrada en Monzón.

La crisis sanitaria ha supuesto, también, “un grave problema de salud pública y gran alteración para la vida de las personas, en especial las más vulnerables. Los colectivos en riesgo o exclusión social tienen mayor incidencia de desarrollar diferentes trastornos mentales o patologías de algún tipo” según las necesidades detectadas por Cáritas que puso en marcha un servicio de apoyo emocional.

En cifras relativas a la situación derivada de la pandemia, la atención en el programa de infancia y juventud ha ascendido a 245 menores, mediante actividades para paliar la brecha digital y reforzar su educación curricular. Por otra parte, en el programa de empleo se atendieron a 444 personas en itinerarios personalizados de acompañamiento, orientación, prospección y formación ocupacional. El perfil predominante son mujeres (70%) de entre 35-45 años con cargas familiares, frente a hombres (30%), ambos con baja cualificación profesional.

El porcentaje de personas insertadas ha sido del 32’6% y todas estas acciones no serían posibles “sin los recursos necesarios para llevarlas a cabo por lo que desde Cáritas se invita a participar activamente en la campaña a través de actos solidarios que se pondrán en marcha, a través de cuentas bancarias o bien, en las colectas del día de Navidad en todas las parroquias” según explicaron Tierz y Uriol.

Etiquetas