Somontano

SOMONTANO - PATRIMONIO

La iglesia Virgen de las Nieves de Alquézar recupera su retablo gótico

La restauración de la obra ha llevado consigo la dotación de una talla central en madera

Estado que presenta el retablo dedicado a la Virgen de las Nieves en Alquézar, después de los trabajos de restauración.
Estado que presenta el retablo dedicado a la Virgen de las Nieves en Alquézar, después de los trabajos de restauración.
Á.H.

El retablo de estilo gótico en la capilla dedicada a la Virgen de las Nieves, en la localidad de Alquézar, se ha recuperado en la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Aragón, en Huesca, por iniciativa del párroco José María Cabrero. De nuevo ha confiado estas tareas al mismo taller donde se restauró el retablo dedicado a San Nicostrato en la colegiata de Santa María, en tiempos pasados. Los vecinos y visitantes ya vieron los efectos de la restauración hace una semana, durante la misa celebrada por el párroco.

La restauración ha llevado consigo la dotación de talla central, en madera, en sustitución de la habitual, que era de escayola. Según explica Cabrero, “el retablo tenía dos predelas, una de ellas está en el museo de la colegiata y los resultados del trabajo han sido muy satisfactorios y han sido posibles con recursos de la parroquia”.

La capilla está en una calle céntrica de la localidad y su construcción es del siglo XVI, de planta rectangular, de una sola nave de tres tramos, cubierta con bóveda de crucería estrellada. El pequeño retablo tiene fragmentos renacentistas y barrocos.

La capilla es sencilla y su fachada la realizaron canteros del siglo XVII que siguieron los modelos de la arquitectura religiosa popular, según consta en la documentación. Dispone de ventanas en arco de medio punto y espadaña. La advocación religiosa a Nuestra Señora de las Nieves se remonta al siglo IV y está muy extendida en Italia, España, Latinoamérica y Portugal.

Los vecinos de Alquézar le profesan devoción desde hace varias generaciones y se mantiene en el siglo XXI gracias, en buena medida, al párroco Cabrero.

Los estudiosos del detalle también dejan constancia de que junto a la ermita puede verse una jamba perteneciente a una antigua puerta, inutilizada, donde se observan las siluetas grabadas de dos suelas de zapatos. Tal vez, porque en ese lugar hubo algún zapatero, aunque nadie lo recuerda. Así consta entre las referencias a la capilla, abierta al culto, donde son habituales las visitas de vecinos y de turistas de paso.

En la localidad de Alquézar destaca la colegiata-castillo de Santa María, cuya construcción original data del siglo IX, y es la referencia más importante por antigüedad.

Miles de visitantes anuales refrendan este interés. Además, está la iglesia parroquial de San Miguel, que se construyó en 1542, en la que se celebra el culto habitual.

Las advocaciones religiosas se completan con las ermitas de El Pilar, de San Antón, San Hipólito y San Gregorio. En total, seis referencias en la misma localidad. 

Etiquetas