Somontano

ENTREVISTA

Nunila López: “Mis historias salen a borbotones, no hay casi trabajo de creación”

La artista catalana, afincada en Estadilla, es especialista en cuentos no sexistas y representa, con su rol de bufona, sus propios relatos

Nunila López.
Nunila López.
S.E.

La artista barcelonesa, afincada en Estadilla, Nunila López es experta en literatura no sexista y defiende la necesidad de la igualdad de género puesto que, explica a este diario, “en mi caso me centro en los dos sexos, pues para mí ambos han sido maltratados. Es sabido que el género femenino ha sido maltratado, pero el masculino tampoco lo tiene nada bien en el machismo”, afirma.

“Desde la naturaleza”, ya que considera Nunila que es imprescindible estar en contacto con ella y que “la naturaleza en Huesca es un paraíso y sus gentes también”, de ahí que decidiese quedarse en Estadilla donde pasaba sus veranos de juventud, trabaja en varios proyectos, entre los cuales destaca “uno de arte textil y otro para trabajar con la tercera edad su niño interior, ya que es una población que no pudo vivir la infancia mucho y que ahora tiene esa oportunidad”. Además, siguiendo esa línea literaria de no discriminar por géneros, continúa poniendo en escena por diferentes espacios su último espectáculo, La penosa historia de Penélope López y sus tres tristes trastornos, que “es un cabaret en clave de clown, basado en mi vida”.

Y es que su vida es fuente de inspiración ya que, según comenta Nunila, su inagotable creación parte “de mi discapacidad mental, puesto que soy TDAH, que, en este caso, como en muchos, no es una discapacidad sino una supercapacidad”. Así, “mis historias salen a borbotones, no hay apenas un trabajo de creación, llegan a mí como si alguien me las estuviera contando, y yo solo tengo que pasar el mensaje”.

Sobre ese mensaje, añade que “desde pequeña entendí que había que ofrecer otras versiones literarias, siempre fui consciente del mensaje machista de los cuentos, pero fue al nacer mi hijo cuando empecé a investigar sobre autoras feministas y, más tarde, me inventé mis propios cuentos”. Al hilo de lo cual recuerda que sus inicios “fueron en Graus, en la biblioteca pública, donde encontré la colección de En defensa de las niñas, de Adela Turín, y otras autoras que ya conocía, y tuve la suerte de ser contratada y poder contar historias diferentes” a los más pequeños.

Al especializarse, comenzó a actuar en casas de mujeres maltratadas, ayuntamientos y escuelas interpretando sus propios cuentos ya que se define como bufona, más que escritora. “Prefiero inventar mientras interpreto, yo soy bufona y no escritora, lo que pasa que soy una bufona que inventa sus historias”, explica.

“Escribo pensando en el mundo en general -advierte-, en la necesidad de denunciar las cosas y de que se transformen, pienso mucho en los niños y niñas, incluso en los que viven dentro de los adultos”.

En este sentido, Nunila defiende la necesidad de erradicar el maltrato infantil porque “es muy grave que apenas se celebre el Día contra la Violencia Infantil, el 25 de abril, porque hasta que no se elimine la violencia contra los menores no podremos erradicar ningún tipo de violencia, ya que es la raíz de todas las demás”, sentencia.

Etiquetas