Somontano

INCENDIOS FORESTALES

El calor y el metano podrían ser el motivo del incendio en la planta de residuos de Barbastro

Efectivos del Speis trabajan en la extinción, pendientes del viento y las altas temperaturas

Las llamas son visibles desde varios metros de distancia.
Las llamas son visibles desde varios metros de distancia.
SPEIS

El incendio producido la madrugada de este miércoles en las instalaciones de la planta de gestión de residuos de Barbastro continúa activo, aunque “controlado”, aseguran desde la Comarca del Somontano, pendientes de las altas temperaturas y viento. En estos momentos, el humo blanco hace indicar que el fuego ha remitido y el incendio se atenúa. Efectivos del Speis (Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación de Huesca) han reforzado los turnos y guardias de dicho parque con la previsión de que las labores se prolonguen durante todo el día sobre la zona afectada, que no supera los 10.000 metros cuadrados.

Las llamas comenzaron a producirse a las 04:30 de la madrugada en las instalaciones de Gazo SL (sociedad pública para la gestión de residuos sólidos urbanos de las comarcas de Somontano, Cinca Medio, La Litera, Sobrarbe y La Ribagorza). Al lugar de los hechos llegaron patrullas y tres camiones autobomba para acordonar la zona y realizar corrimientos de tierra, (aún no se ha utilizado agua) para evitar su expansión.

El calor acumulado durante el día, sumado a la emisión de gases que producen los residuos como el metano, apunta a ser el motivo de las llamas. “Paradójicamente, como ya ocurrió en el antiguo vertedero de Barbastro, los incendios suelen producirse por la noche. Durante el día acumula mucha temperatura y el leve descenso de la misma por la noche, hace que se produzca la combustión y el fuego”, ha informado el presidente de la Comarca del Somontano, Daniel Gracia.

Los bomberos trabajan desde las 4.30 horas de la madrugada.
Los bomberos trabajan desde las 4.30 horas de la madrugada.
SPEIS

En el momento del incendio no había nadie en las instalaciones y los servicios del Speis acordonaron la zona, a la que solo se puede acceder por la puerta principal. Los vasos donde se acumulan los residuos tienen la longitud de un campo de fútbol y una profundidad de 20 o 25 metros, donde no penetra el oxígeno, por lo que no corre riesgo de quemarse.

Los terrenos de alrededor son campos de cereal sin cosechar, por el momento sin peligro, ya que el contorno esta perimetrado y el viento no hace indicar que se reaviven las llamas, ha advertido el presidente. A los trabajos de extinción se han sumado patrullas de Medio Natural del Gobierno de Aragón.

Etiquetas