Somontano

SECTOR VITIVINÍCOLA

La D.O.P. Somontano adelanta su vendimia respecto a otros años

Un ejercicio agronómico atípico, con falta de lluvia y olas de calor, provoca que las tareas arranquen ya en varias bodegas

Recolección de uva chardonnay por la bodega Batán de Salas.
Recolección de uva chardonnay por la bodega Batán de Salas.
DOP Somontano

La Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) Somontano ya está vendimiando sus viñedos. Un año agronómico atípico, con falta de lluvias y olas de calor, ha motivado que el inicio de la recolección de la uva se haya adelantado una semana aproximadamente respecto al arranque habitual de otros años. Esto se ha traducido en que Somontano haya sido la primera Denominación de Origen de Aragón en dar comienzo a la vendimia.

Aunque la semana pasada la bodega Batán de Salas inició la recogida de la uva blanca chardonnay, fue en la madrugada de ayer miércoles 10 de agosto, cuando desde la Denominación de Origen Somontano se dio el pistoletazo de salida a la vendimia de manera generalizada. Así, Enate comenzó esa madrugada la recolección de las primera uvas tintas merlot. La chardonnay y la merlot son las variedades de más pronta maduración en el Somontano junto a la blanca gewürztraminer.

La previsión es que hoy se sumen a las tareas de la vendimia Bodega Pirineos, Laus y alguna pequeña, y que la semana que viene lo hagan Viñas del Vero y Sommos, sumándose el resto poco a poco, según explicaron ayer a este periódico fuentes de la D.O.P. Somontano.

La campaña se prolongará hasta finales de septiembre cuando concluya la maduración de uvas más tardías como las tintas cabernet sauvignon, garnacha tinta, moristel y parraleta. Es precisamente por el amplio mapa varietal de Somontano, que suma quince variedades de uva, por lo que la campaña de la vendimia se prolonga alrededor de un mes y medio, recogiendo cada variedad de uva en su momento óptimo de maduración, clave fundamental para elaborar vinos de calidad.

Y es que la uva no puede esperar en el viñedo cuando llega su momento óptimo, ya que si no aumentan sus azúcares que se convierten en alcohol. Y esta circunstancia ha hecho que el D.O.P. Somontano diera por iniciada la vendimia de manera generalizada el día de San Lorenzo, patrón de la capital altoaragonesa.

La vendimia ha arrancado tras un año agronómico atípico, con un invierno caracterizado por la “ausencia total” de precipitaciones. Desde la D.O.P. recuerdan que las primeras lluvias llegaron en el mes de marzo y eso propició una “excelente” brotación del viñedo. La primavera transcurrió con normalidad y con un “magnífico cuajado” del fruto hasta que, a finales de mayo, llegó la primera ola de calor.

A partir de ese momento, el calor intenso ya no ha cesado. “Si a este hecho le añadimos que no ha llovido desde el mes de abril, todo este cúmulo de cosas ha provocado que el viñedo de secano, sobre todo, el de tierras más pobres, se encuentre en una situación de estrés hídrico”. Esta circunstancia ha provocado que el inicio de la vendimia se haya adelantado una semana aproximadamente respecto al comienzo habitual de otros años.

Afortunadamente, la diversidad de suelos, con zonas más frescas, viñedos en áreas altas y un 45% del viñedo en regadío hace que se prevea una cosecha media en la Denominación, entre diecisiete millones y diecisiete millones y medio de kilos de uva.

Somontano todavía confía en que se registren precipitaciones a lo largo de este mes de agosto que ayuden a los viñedos de secano y alivien la lógica preocupación de los viticultores que tienen esta forma de cultivo.

Etiquetas