Somontano

campaña 2022

La campaña de vendimia concluirá con casi 17.300.000 kilos recogidos

D.O.P Somontano afronta un descenso de 3.810.196 kilos respecto al año 2021. El 95 % de las tareas de las 30 bodegas se realizan con maquinaria

Trabajos de vendimia nocturna en la bodega Laus.
Trabajos de vendimia nocturna en la bodega Laus.
S.E.

Las tareas de vendimia en la D.O.P Somontano están a punto de finalizar con el 93 % de producción recogida y previsión de que concluyan entre esta semana y la próxima, según informa Francisco Berroy, presidente del Consejo Regulador. A fecha del lunes, 19 de septiembre, los datos -no definitivos- reflejan una producción de 15.517.477 kgs de uva recogidos en la campaña entre quince variedades. La previsión final de la campaña es de 17.242.290 kgs con descenso de 3.810.196 kgs respecto a la del año 2021.

El 95% de las tareas de vendimia se hacen con maquinaria y la mayoría de 30 bodegas han terminado salvo algunas que dejan parcelas con variedades para conseguir la madurez necesaria en vinos especiales. El aumento de maquinaria ha ido en detrimento de la mano de obra y no hay tantas cuadrillas como hace unos años.

En general, según los datos provisionales, solo ha habido aumentos de kilos en dos variedades, Chardonanay, la de mayor superficie inscrita con 713,11 Has y 26,13% de producción total y Gewürztraminer con 255,42 Has y 9,86 % de producción. En las trece variedades restantes ha habido descenso en producción, en concreto Alcañón, Garnacha Blanca, Macabeo, Riesling, Sauvignon Blanc, Cabernet Sauvignon, Garnacha Tinta, Merlot, Moristel, Parraleta, Pinot Noir, Syrah y Tempranillo.

La variedad autóctona Alcañon es la menor con 4,49 Has de superficie vendimiada y también la producción más pequeña, pendiente de finalizar. En cambio, Cabernet Sauvignon y Merlot son las más importantes por volumen y entre las más tardías. Respecto a la calidad, “por lo que informan los enólogos y pendientes de los primeros vinos, la uva ha entrado sanísima en bodega y es indicativo de buena calidad. Todo hace esperar que será buena añada”.

Al final, “estaremos en cifras de cosecha media que en Somontano oscila entre 17 y 17,5 millones de kilos según las cifras de los últimos diez años. La del año 2021 fue excepcional y la mayor en la década”. Añade, “para los viticultores de secano será un año difícil porque hay parcelas con secanos extremos que han recogido muy pocos kilos. En el Somontano, el 45 % del viñedo está en regadío, al final hay quien lo tiene muy bien, otros regular y muy flojo como ha sido este año”.

En términos de producción de campaña, cerca de 16 millones de botellas y señala que “se lleva buena inercia en ventas y se trabaja para que el último cuatrimestre sea lo mejor posible. Se estima que las ventas serán de 15 millones de botellas, en adelante”. Respecto a los primeros vinos de la campaña, “lo normal es que a mediados de octubre en adelante salga al mercado algún vino joven, pero depende de la política de ventas de las bodegas y de las existencias del año anterior”.

En cuanto a la rentabilidad del año 2022 por ventas, “rentable es una palabra mágica y no me atrevería a decirlo. El aumento de costes de producción, este año, hablar de rentabilidad da respeto y tal vez, un poco de miedo”. Los efectos del conflicto bélico en Ucrania dejan secuelas, “están en todos los sectores de la economía y este no es una excepción. La gente tiene gastos añadidos en pagar luz, gas, gasolina y encima la alimentación ha subido cerca de 30% y tendrá menos dineros en el bolsillo. Claro que se notan las repercusiones negativas”.

Etiquetas