Somontano

Huerta de Vero pone en valor la rica variedad de legumbres de Somontano

La localidad ha celebrado una animada feria con 25 puestos de venta y un variado programa de actividades

La judía con diferentes variedades tradicionales, legumbres de la huerta del Vero, gastronomía típica del territorio, turrones de Naval y artesanía han sido los ingredientes básicos para condimentar este sábado la jornada monográfica dedicada a promocionar estos productos por iniciativa del Ayuntamiento de la localidad anfitriona. En el evento colaboran, Comarca de Somontano, DPH, Ceder, asociaciones y comercios, coordinados por la Asociación Cultural Santa Águeda, de la localidad.

La jornada ha sido intensa con experiencias, talleres, mercado con 25 puestos de productos agroalimentarios, hostelería, artesanía, ponencias y proyectos, todos con el denominador común de judías y otras legumbres. Además, actividades lúdicas, música ambiental a cargo de Gaiteros del Somontano, Tomás y Cristóbal. Joaquín Sanz elaboró 25 kilos de judías blancas con la misma receta que en la Fiesta de San Isidro. Antonio Carpi que fue alcalde durante 30 años, se ha referido al producto del caldero, “la tradición de las judías sigue con el mismo recetario”.

Mariano Lisa, alcalde del municipio, ha destacado “la participación vecinal y de quienes sienten interés por estos temas, de todo un poco, para recuperar el ambiente propio de localidades como Huerta donde el río Vero cobra protagonismo esencial extensivo a otras poblaciones próximas”. En esta línea, ha destacado “el valor de la huerta y su recuperación como apuesta de futuro porque, en esencia, hablamos de productos relacionados con la huerta mediterránea porque aceite y legumbres hemos tenido siempre”.

Por otra parte, “se apuesta por recuperar la huerta y con ella los productos de proximidad y ecológicos”. Respecto a la recuperación de suelo hortícola, “la tendencia en pueblos es esa y muchas familias quieren venir al Somontano si tienen huerta para cultivar sus productos. Hasta ahora, ha calado bien”.

En esta línea, “se contribuye a combatir la despoblación y con las legumbres se pueden conseguir efectos similares, en menor escala, que Tomate Rosa de Barbastro, Aceite del Somontano y vinos de la D.O.P. que son realidad. Llevamos cinco años de investigación de variedades locales que incluyen informaciones, plantaciones experimentales y recogida de datos. Es posible que de cara al futuro se pueda hacer algo más profesional en torno a las judías y legumbres del Vero”.

Lisa ha señalado que “a estos pueblos no llegarán 500 personas y tampoco vendrán multinacionales, pero si ponemos en valor los productos que tenemos se puede sacar provecho. Las legumbres son básicas en la dieta mediterránea. Este año ha sido muy malo y ha costado mucho encontrar judías que son seña de identidad”.

De criterios similares ha participado Concha Ruiz, técnico de medioambiente, porque “las variedades tradicionales locales son base de nuestra gastronomía tradicional y la cultura, base de nuestro sistema hortícola. El proyecto es ambicioso, tiene sentido y merece el apoyo. Hay que intentar que las huertas recuperen esta identidad”. Hasta ahora, en cinco años del proyecto, hay 164 donantes de semillas, 50 informantes y 33 variedades estudiadas en el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón.

Etiquetas