Somontano

SANIDAD

Borrel sobre la dimisión: "Es un episodio más del deterioro creciente de la sanidad pública"

El presidente del Colegio de Médicos de Huesca alerta de que en Aragón el medio rural está más desatendido que en la gran capital

José Borrel, presidente del Colegio de Médicos: "Estamos muy hartos y muy cansados"
El presidente del Colegio de Médicos de Huesca, José María Borrel.
D.A.

La dimisión de la jefa de Sección y responsable de la Unidad de Oncología del sector Salud de Barbastro ya ha originado una concentración ciudadana en las puertas del Hospital de Barbastro, que tendrá lugar el 2 de noviembre, a las 12 horas. Respecto a la situación, el presidente del Colegio de Médicos de Huesca, José María Borrel, ha manifestado a este periódico que “la decisión de la doctora Verónica Calderero es un episodio más del deterioro creciente de la sanidad pública, no solo autonómica sino a nivel nacional. Si nos centramos en Aragón, el medio rural está más desatendido que en la gran capital, las condiciones del trabajo son muy duras en hospitales pequeños y en los pueblos”.

En esta línea, “no quiero decir con esto que la Atención Primaria urbana sea un chollo ni que en el hospital grande lo sea también. Hasta ahora, nadie pone remedio a este deterioro progresivo”. En su opinión, “la decisión de la doctora Caldedero se veía venir porque lo ha comunicado en más de una ocasión y ha solicitado soluciones por carencia de profesionales, extensible a otras áreas. Claro, en oncología se nota más con diagnósticos tardíos del cáncer y deriva en tratamientos tardíos. La conclusión es sencilla, disminución de esperanza de vida en los pacientes”.

Respecto a posibles soluciones con la convocatoria de la Oferta Pública de Empleo con tres plazas en Barbastro y cuatro en Huesca, prevista para la semana próxima, “es lo que hay, veremos qué se cubre y el tiempo que cuesta llevárselos a Zaragoza o que se vayan a otra parte. Esa solución ya la han dado en otras ocasiones, pero las condiciones laborales no son ni primera, ni segunda ni tercera opción en hospitales generales”.

Borrel señala que “la solución la hemos planteado hace muchos años, pero es política, a nivel nacional, ni siquiera a nivel autonómico y tampoco es de un partido, sino de todos. A largo plazo, no de una legislatura y mientras no se pongan de acuerdo los agentes sociales entre partidos políticos, sindicatos, colegios profesionales, sociedades científicas y de ciudadanos para firmar un pacto por la Sanidad, a largo plazo, no iremos a ninguna parte”.

En este sentido, “lo hemos reclamado muchas veces y dijeron que no se haría. A partir de hechos como el del Hospital de Barbastro seguiremos igual”. En cuanto a la posibilidad de que la jefa de Sección pudiera cambiar la postura adoptada, “no he hablado con ella y tal vez la decisión sea irse a la privada y dejar el servicio público de salud, es muy buena profesional y seguro que tiene muchas y buenas propuestas. No pueden decirle que atienda más pacientes de los que debe por falta de profesionales”.

En la misma línea, “lo último permisible es transformar a los pacientes en números y estadísticas. Por ahí no podemos pasar y atenderá en condiciones hasta donde sea posible. La lista de espera no es la que dicen, oficialmente, y desde dentro se nota el deterioro no sólo por la oncología. El Hospital de Barbastro sufre más que el de Huesca y éste más que el Clínico, se aprecia a todos los niveles del sistema público. Al parecer, hasta que no pasen las elecciones no veremos otra cosa, no quedan argumentos. Tampoco es problema de médicos contra la Administración sino de los pacientes frente a un sistema publico que se deteriora a pasos agigantados”.

"Tampoco es problema de médicos contra la Administración sino de los pacientes frente a un sistema publico que se deteriora a pasos agigantados"

Añade, por último, “tenemos que ir todos a una sin necesidad de alarmar ni de culpar a la directora porque no sería justo. La culpa es de la dinámica en la que hemos entrado donde nadie quiere tomar las riendas, eso corresponde a quien manda, no son los ciudadanos, que harán una concentración y todo seguirá igual. El problema es político y un partido solo es incapaz de sacar el sistema adelante”.

Etiquetas