Somontano

ANIVERSARIO

Barbastro recuerda a los claretianos al cumplirse 30 años de su beatificación

Los 51 mártires, la mayoría jóvenes de 21 y 22 años, fueron fusilados en agosto de 1936

Misa celebrada ayer en Barbastro en recuerdo de los misioneros claretianos fusilados.
Misa celebrada ayer en Barbastro en recuerdo de los misioneros claretianos fusilados.
Á. H.

“Los misioneros claretianos estamos aquí por los mártires, y la construcción de la casa museo fue decisiva para que siguieran siempre en Barbastro, donde murieron”. Así lo recordó ayer Carlos Latorre, superior de la congregación, en la celebración litúrgica para conmemorar 30 años desde la beatificación de los claretianos en Roma, el 25 de octubre de 1992, durante el pontificado de Juan Pablo II tras culminar un proceso que duró 45 años.

Carlos Latorre señaló en la homilía que “todo el Museo es una lección de fe cristiana radical y a los miles de visitantes que han pasado hasta ahora -más de 100.000 personas- les llama la atención que la mayoría de 51 mártires fueran jóvenes de entre 21 y 22 años”.

Los religiosos fueron fusilados entre el 2 y el 18 de agosto de 1936 y los restos están en urnas depositadas en la cripta de la Casa Museo inaugurada el 25 de noviembre de 1992.

Está entre los espacios “donde la visita estremece” y de los lugares de oración, entre ellos para más de un centenar de jóvenes de la Diócesis que celebraron, el viernes, las “noches claras” por primera vez en Barbastro, en la vigilia de hora y media en la capilla dedicada a los mártires. El obispo de la Diócesis de Barbastro- Monzón, Ángel Pérez, recordó la frase del cardenal Aquilino Bocos: “Barbastro se reconoce en los cinco continentes como atalaya, no solo de sacrificio, sino de encanto y de perdón”.

En el transcurso de tres décadas, la sombra se ha extendido hasta Isla de las Flores (Indonesia) a 13.178 kilómetros de Barbastro, donde se ha inaugurado una iglesia y la capilla con cristalera dedicada a los mártires claretianos. En la misma jornada de la conmemoración eucarística por 30 años, se reorganizó la Archicofradía del Corazón de María y se ampliaron como titulares a los 51 religiosos beatificados y San Antonio María Claret, fundador de los Misioneros.

Enrique Padrós, delegado diocesano para las cofradías, destacó que será “la primera cofradía en el mundo que tenga por titulares a los beatos mártires claretianos”. La archicofradía se fundó en 1886, con antelación a la llegada de los Misioneros Claretianos a Barbastro, el 20 de septiembre de 1869 y su sede fue la iglesia construida en 1888, primera dedicada al Corazón de María en España.

Etiquetas