Cultura

CITA ANUAL

La Orquesta de Cámara de Huesca recibe el Año Nuevo

La formación, fiel a su cita, actúa este viernes a las 20 horas en el Palacio de Congresos

La Orquesta de Cámara de Huesca recibe el Año Nuevo
La Orquesta de Cámara de Huesca recibe el Año Nuevo

HUESCA.- La Orquesta de Cámara de Huesca regresa este viernes al Palacio de Congresos de la capital altoaragonesa para cumplir con su cita obligada de Año Nuevo.

Fiel al legado que dejó su director, Antonio Viñuales Gracia, fallecido en noviembre de 2017, la formación saldrá esta tarde al escenario del Auditorio Carlos Saura, a partir de las 20 horas, con energías renovadas.

Antonio Viñuales Pérez, hijo de este querido músico y compositor oscense, será el encargado de dirigir a la Orquesta de Cámara de Huesca en escena, labor que compaginará con su papel de primer violín. Este joven de 26 años ejercerá así de concertino. "Con el repertorio que hemos elegido, nuestra experiencia y las enseñanzas que mi padre nos dejó somos capaces de tocar sin director, algo que estamos llevando a la práctica", explica. Su labor de guía de los músicos la llevará a cabo "desde el atril y tocando, pero no llevo una batuta ni voy a subir a la tarima. No es como ser el director", apunta.

El recital cumple con su tradicional concierto de Año Nuevo "porque es algo que está ya dentro de nuestro ADN y ese es el legado de verdad, esa fuerza que nos lleva a realizar este recital con mucha ilusión", indica el joven. Añade que la Orquesta de Cámara de Huesca realiza un homenaje permanente a Antonio Viñuales Gracia, a quien los músicos de esta formación "siempre le llevarán dentro".

Recuerda, en esta línea, el concierto en tributo a su padre que tuvo lugar el pasado mes de noviembre en el Conservatorio Profesional de Música de Huesca, que vibró con un bello recital.

De la cita musical de ese viernes asegura que será muy amena y con muchas sorpresas, y que además incluirá baile. El repertorio, explica, ofrecerá piezas de Telemann, Biber y Haydn, y músicas de épocas muy diferentes, "desde medieval hasta casi contemporánea". No faltará la esencia de esta orquesta, cargada de alegría y pasión. "Nuestra mayor pretensión es divertirnos y que la gente lo pase bien", comenta.

Asimismo, anima a los oscenses a asistir a este recital que cerrará la Sinfonía de los juguetes, ante la proximidad de la noche de Reyes y, finalmente, agradece el apoyo del Ayuntamiento de Huesca, del Palacio de Congresos y del colegio Salesianos, su "casa" y local de ensayo.

Etiquetas