Cultura

EXPOSICIONES

Mai Ibargüen capta momentos vistosos e íntimos del circo

La artista ha llevado su segunda muestra hasta el Centro Cultural Manuel Benito Moliner, de Huesca

Mai Ibargüen capta momentos vistosos e íntimos del circo
Mai Ibargüen capta momentos vistosos e íntimos del circo
S.C.O.

HUESCA.- Mai Ibargüen siente auténtica pasión por el circo, un arte que en un principio practicaba y que ahora retrata con su cámara fotográfica.

Fue su padre quien fomentó en ella esta vocación, que ahora le ha llevado a inaugurar en la capital oscense su segunda exposición, titulada Latiendo circo.

"Empecé haciendo fotos en eventos que se celebraban en Aragón y poco a poco comencé a salir fuera, estando presente en festivales a nivel estatal y en teatros. Hacer esta muestra ha sido un paso más", asegura la artista.

Mai Ibargüen ha trabajado en espacios como el Teatro Circo Price de Madrid o en el Festival Iberoamericano de Circo, así como en otros certámenes, eventos y ferias de artes escénicas, donde ha captado la belleza de las actuaciones y los detalles más espectaculares.

El fruto de su trabajo se puede visitar en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner, de Huesca, donde Ibargüen exhibe más de una veintena de instantáneas llenas de color y vistosidad.

"Son escenas que me emocionan, momentos de luz no sólo a nivel artístico y técnico de las disciplinas de cada artista, sino momentos que a mi más me han movido emocionalmente", cuenta.

La fotógrafa asegura que ha estado relacionada con este mundo "desde siempre", sobre todo cuando entró en contacto con la Asociación de Malabaristas de Zaragoza.

"A mi alrededor hay mucho "cirquero" -dice sonriente- y decidí apostar por esta opción, yendo a los festivales a los que me contrataban. Empecé a moverme para ver qué pasaba y enseguida entré en contacto con las compañías", recuerda.

Mai Ibargüen señala que el circo es "muy vistoso, sobre todo la parte del "clown"", lo que genera que se puedan hacer fotografías tan espectaculares como las suyas.

"Hay que fijarse bien en las expresiones y los gestos que tienen los artistas, incluso en el público. La verdad es que llama mucho la atención y se disfruta un montón", opina.

Por último, la fotógrafa valora positivamente la oportunidad de exponer en Huesca. "Es muy complicado mover las exposiciones y más en un sitio como el antiguo Matadero de Huesca, que es un centro de referencia aquí", resalta la artista, que espera que "la gente disfrute de las obras" hasta el próximo 31 de enero.

Etiquetas