Cultura

DISTINCIONES

Catorce oscenses, académicos de honor del Folclore y la Jota

A voces, músicos y estudiosos se suman los fundadores del Corro d"es bailes de San Chuan

Catorce oscenses, académicos de honor del Folclore y la Jota
Catorce oscenses, académicos de honor del Folclore y la Jota
S.E.

HUESCA.- La Academia de las Artes del Folclore y la Jota de Aragón nombrará este lunes miembros de honor a medio centenar de figuras del folclore y la jota, entre las que se incluyen: Joaquín Campodarve, Ánchel Conte, José Lera, Eugenio Monesma, Juan José de Mur, Enrique de Ossó, José Antonio Villellas y a los fundadores del Corro d"es Bailes de San Chuan (San Juan de Plan): Josefina Loste, María Mur, María Bardají, Anita Zueras, Mercedes de Mur, Celia Cazcarra y Ramón Falceto.

En su afán por preservar, difundir y valorar el vasto legado recibido de nuestros mayores, desde la junta directiva de la academia, creada en 2017, se insiste en que siempre han querido "reivindicar la enorme aportación de los grandes nombres del folclore y la jota de Aragón mediante el reconocimiento a sus figuras, y que puedan disfrutar de este modesto homenaje en vida, así como subrayar el valor de nuestro rico patrimonio presente en los escenarios, la música, el cine, la investigación y otros tantos campos".

Roberto Ciria, vicepresidente en representación de la provincia de Huesca junto a Mercedes Budios, aseguró el viernes a este periódico que es "muy importante reconocer a todas las personas que han trabajado y trabajan por el folclore y la jota aragonesa. En este caso son personas con grandes trayectorias, y gracias a todo lo que nos han enseñado podemos seguir el camino marcado a las nuevas generaciones".

Coincidiendo con la celebración de San Valero, patrón de la ciudad de Zaragoza, el acto de nombramiento de los académicos de honor, tendrá lugar el próximo lunes 28 de enero, a las 18.00 horas, en el salón de plenos de la Diputación Provincial de Zaragoza.

En total serán 48 figuras vinculadas al folclore y la jota los que recibirán este distinción: Mario Bartolomé, Jesús Benito, Antonio Bernal, Jesús Burriel, Vicente Calahorra, Joaquín Campodarve, Ánchel Conte, Carmen Cortés, Ángel Esteso, Victorino de Felipe, Pilar Ferrando, Mariano Garza, Angelines Hernández, Rogelia Jaime, José María Julve, Inocencio Lagranja, José Lera, Eugenio Monesma, Juan José de Mur, Arturo Nadal, Tomasa Numancia, Enrique de Ossó, Pilarín Pardo, Encarna Pastor, Josefa Pérez "La Pomara", Marcelino Plumed, Fernando Puyó, Manuel Rebollo, Olga Recaj, Jesús Rodrigo Domingo "El obispo de Burbáguena", Encarnita Rodríguez, Vicente Rubio Camin "El Pastor de Burbáguena", Maruja Santafé, Felisa Sevillano Querol, Evaristo Solsona, Fernando Solsona, Mercedes Soro, Amada Torán Calvé, Presentación Vallés, Naty Vela, José Antonio Villellas y el Corro d"es bailes de San Chuan de Plan.

Fundada en 2017, la Academia de las Artes del Folclore y la Jota de Aragón, que preside Carmelo Artiga, es una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a un grupo de profesionales del folclore y la jota, con el fin de preservar el inmenso patrimonio cultural y artístico del folclore y de la jota de Aragón.

En la actualidad, forman parte de la misma doscientos socios, procedentes de las diferentes especialidades: baile, canto, música, enseñanza, dirección, coreografía, historia, literatura, indumentaria, folclore contemporáneo e investigación.

Con el objetivo principal de fomentar el desarrollo, innovación y perfeccionamiento del folclore y la jota de Aragón, la academia impulsa diferentes iniciativas como la declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la jota aragonesa.

REGULACIÓN DE LA ENSEÑANZA

La Academia de las Artes del Folclore y la Jota de Aragón también apuesta por la enseñanza del folclore, y el año pasado reclamó a las Cortes la promoción de la jota en los centros educativos, así como el reconocimiento de los profesionales que se han dedicado a educar en el folclore. Carmelo Artiga ha reconocido en más de una ocasión que "somos trescientos veinte grupos, ciento cincuenta escuelas con unas cuatro mil actuaciones al año que nos permiten llegar a dos millones de usuarios", y son "muy pocos los colectivos artísticos que tienen esta cifra en este país".

Para Carmelo Artiga, "el mayor valor de nuestro colectivo es la independencia, pero ha llegado el momento de regularlo", además de "poner en valor el legado de cientos de años y de las personas que llevan toda una vida entregada a la jota".

Etiquetas