Cultura

FOTOGRAFÍA

Apellaniz realiza una retrospectiva de su trabajo

El fotógrafo muestra una treintena de imágenes captadas entre 1989 y 2019

Apellaniz realiza una retrospectiva de su trabajo
Apellaniz realiza una retrospectiva de su trabajo
P.S.

HUESCA.- La evolución de Miguel Apellaniz como fótografo y la de la capital oscense se muestran conjuntamente en Retrospectiva 1989-2019, una nueva exposición que se puede visitar en el Centro Cultural Manuel Benito Moliner de Huesca.

"Es una recopilación de 33 fotografías que he captado en los últimos 30 años. Me apetecía mucho enseñar cosas que no había enseñado desde hacía mucho tiempo y esta era una gran oportunidad de hacerlo", explica el artista, que en todo este tiempo había mostrado su obra "en bares y salas pequeñas", así como en otros dos proyectos expositivos organizados por el Ayuntamiento.

Con Retrospectiva 1989-2019, el autor ha cerrado el círculo de sus etapas artísticas, que comenzaron con el estatismo. "Mis primeras obras tenían este estilo, pero después pasé a otra época en la que dejé el trípode a un lado y empecé a realizar fotografías con más movimiento, todas ellas mucho más dinámicas", contó. Con el paso del tiempo, su trabajo evolucionó hacia "los trípticos, tras los que volví al movimiento y finalmente a lo estático", comentó.

Nacido en un pueblo de Álava, el fotógrafo cursó Bachillerato en Logroño y acabó estudiando Económicas en Zaragoza, para después trasladarse a Huesca.

"Aquí vine tras casarme y mis hijos han nacido aquí, así que siempre he tenido mucho cariño a esta ciudad", expresa el artista sobre la localidad que protagoniza su exposición.

Así, en la primera parte de la muestra se pueden ver imágenes de la antigua Pastelería Vilas -situada en el Coso- y el viejo quiosco de las 4 Esquinas, que hace tres décadas "era de madera", recuerda.

Apellaniz, que trabajó como fotógrafo en DIARIO DEL ALTOARAGÓN a mediados de los 90, también ha colgado fotos del Círculo Oscense o los bares que solía frecuentar, como La Estrella o el Tránsito.

En su reciente vuelta al estatismo, el artista ha captado imágenes de la plaza de Navarra, la Moreneta, el Puente de San Miguel, el Teatro Olimpia o el parque Miguel Servet.

"Son sitios por donde yo suelo pasar muchas veces. Los observo y luego decido si los fotografío", afirma. Además, el autor destaca que todas las imágenes de la muestra son en blanco y negro, y se combinan las instantáneas analógicas con las digitales.

Tras poner todo su esfuerzo y su ilusión en la muestra, que se podrá visitar en el antiguo Matadero hasta el próximo domingo 3 de marzo, Miguel Apellaniz confirma que todavía le queda cuerda para rato y avanza que para realizar sus próximas obras artísticas volverá "a lo analógico".

Etiquetas