Cultura

47 FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE HUESCA

Peri Azar: "He vuelto a casa con la película que me alejó de ella"

La realizadora rescata la historia del jazz argentino con el documental "Gran Orquesta", cuyo estreno mundial se produjo en el Festival Internacional de Cine de Huesca

Peri Azar: "He vuelto a casa con la película que me alejó de ella"
Peri Azar: "He vuelto a casa con la película que me alejó de ella"
P.S.

HUESCA.- En el año 2000, Peri Azar halló en la basura un baúl que contenía un gran tesoro; 2.000 partituras de "Héctor y su gran orquesta argentina de jazz", una de las big bands porteñas más notables de la mitad del siglo pasado.

Tras una estancia de más de una década en Huesca, la realizadora regresó a Buenos Aires para, entre otras cosas, investigar este asunto e intentar encontrar a los integrantes de la formación.

Aunque no consiguió contactar con ellos porque habían fallecido, sí se acercó a sus amigos y otros músicos contemporáneos, lo que le impulsó a convertir esta búsqueda en el documental Gran Orquesta, que, tras seis años de trabajo, se estrenó hace dos meses en Argentina y este lunes en el Festival Internacional de Cine de Huesca.

"La película va sobre la manera en la que reconstruimos los recuerdos", aseguró en rueda de prensa la licenciada en Artes Audiovisuales y técnico de Fotografía.

Más que un documental en el que se muestre únicamente la historia del jazz en Argentina, la pieza transmite "esa sensación entre desolación y enorme amor hacia el momento en el que te encuentras un archivo y decides que tienes que contar esa historia", dijo. "Me interesaba esa puerta abierta para que el espectador volviera a escribirla", comentó la realizadora a los medios de comunicación en una rueda de prensa.

Peri Azar, que actualmente trabaja en el Museo del Cine de Buenos Aires, comenzó a investigar en profundidad sobre el tema en 2011, tras su regreso a su tierra.

En ese momento descubrió que el grupo "era una de las big bands más grandes" de la época, en la que "empezaba a conformarse la idea de nación al estilo imperio, con ese brillo de Hollywood y con una clase media" que luchaba por crecer "de la mano del peronismo", aseguró.

Las clases sociales comenzaban a redibujarse, una situación que se ve reflejada en la música. "A finales de los años 30 y principios de los 40, el tango sale del arrabal y el jazz del palacio y se encuentran en el mismo baile", contó.

En ese momento empieza a desarrollarse la actividad de la banda, con la que la directora ha contado parte de la historia de Argentina.

"Esta película casi acaba conmigo", dijo entre risas la cineasta en relación al gran esfuerzo que ha tenido que realizar para crear el documental.

Tras estudiar las partituras, que parecían auténticos "jeroglíficos", Azar digitalizó los archivos "durante ocho meses", tras lo que empezó la búsqueda de los miembros de "Héctor y su gran orquesta argentina de jazz".

"No encontré a nadie vivo, pero sí a un montón de gente emparentada y músicos contemporáneos", dijo Azar, que halló una gran cantidad de información gracias a estos testimonios.

No obstante, tras dos años de búsqueda todavía no había conseguido escuchar las canciones de la orquesta. "Estuve durante cinco meses buscando por todos los mercados de Buenos Aires, hasta que finalmente encontré discos de 78 -revoluciones por minuto-, algunos de pasta, y después una edición en cedé que había sacado un sello pequeño en los años 90", relató.

Este hallazgo supuso un giro total en su proyecto. "No podía creer lo que había escuchado. Era un jazz blanco norteamericano, tipo swing. La banda duplicaba la cantidad de instrumentos para amplificar su sonido y eso se nota. Llegaron a ser veinte músicos sobre el escenario", contó.

"Se me puso la piel de gallina cuando los escuché", contó la directora, quien añadió que el repertorio de la formación "era muy ecléctico" e incorporaba "grandes clásicos del jazz", así como "boleros, pasodobles", temas de "mambo y rumba".

ÉXITO EN ARGENTINA

Gran Orquesta se estrenó el pasado 5 de abril en Argentina, donde ha sido "muy bien recibido", celebró la directora, que ganó el premio a la Mejor dirección en el festival Bafici.

Aunque "la gente no suele ir a ver documentales" al cine, la cinta llenó las salas comerciales "durante dos semanas", y eso que llegó a la cartelera a la vez que Vengadores: Endgame, que de momento es la segunda película más taquillera de la historia.

Los medios de comunicación de su país elogiaron la obra. "Estoy contenta, porque lo que se escribió fue muy bonito, poético y se apreció la labor de investigación", señaló la realizadora.

VUELTA A HUESCA

"He vuelto a casa con la película que me alejó de ella". Con estas palabras y los ojos vidriosos, Peri Azar describió su sensación por volver a la capital oscense, donde vivió once años.

La cineasta ya había presentado un mediometraje en el Festival, en el que fue voluntaria hace tres lustros. Además recordó que fue fotógrafa en Periferias, donde también expuso.

"Aquí fue donde me convertí en una mujer, porque cuando vine era muy tontita argentinita -dijo entre risas-. Huesca es una ciudad muy amorosa".

Precisamente, fue en su "casa" donde este lunes se produjo el estreno mundial de la cinta fuera de Argentina, una situación por la que mostró su absoluta felicidad.

Tras la rueda de prensa, Peri Azar protagonizó un vermú que estuvo conducido por Javier García Antón, director de DIARIO DEL ALTOARAGÓN.

La directora, que está casada con un oscense y que, tras probar suerte en el mundo de la interpretación decidió que lo suyo era estar detrás de las cámaras, guardó una gran sorpresa para el público que se desveló tras la proyección.

Se trata de la actuación de los músicos argentinos Sergio Pangaro y Cocó Muro, que junto a la Huesca Big Band, revivieron el espíritu de "Héctor y su gran orquesta argentina de jazz".

Etiquetas