Cultura

VI ESCUELA DE VERANO DE AEDA EN HUESCA

Cuando lo políticamente correcto va contra las historias de siempre

Los profesionales de la narración oral se reúnen esta semana en la capital oscense

Cuando lo políticamente correcto va contra las historias de siempre
Cuando lo políticamente correcto va contra las historias de siempre
P.S.

HUESCA.- La ciudad de Huesca es desde este lunes y hasta el viernes 28 sede de la sexta edición de la Escuela de Verano de la Asociación de Profesionales de la Narración Oral en España (Aeda), que se puso en marcha con la celebración de la V Jornada sobre Narración Oral y Lectura, en la que junto a narradores profesionales hubo bibliotecarias, maestros...

Mario Cosculluela, narrador profesional y representante de Aeda en Aragón, declaró a este Diario que el objeto de la Escuela de esta entidad es "juntar a gente del sector a nivel nacional, narradores profesionales, gente vinculada con el libro, con la oralidad, y compartir. Se busca un hilo común, que este año es Nuevos tiempos, viejos cuentos, lema de este encuentro.

Un tema a debatir es la adaptación de los cuentos a los tiempos actuales y si los símbolos de los mismos se deben actualizar, para que sea una historia políticamente correcta, o no.

Respecto a la situación del sector en Aragón, Cosculluela dijo: "Estamos poquitos narradores profesionales y las campañas de animación a la lectura cada vez son menos en el territorio, se observa que han descendido. Aragón ha sido un referente a nivel nacional, pero últimamente preocupa un poco en el sector que hay menos apoyos, menos espacios de programación, pero allí estamos luchando".

El portavoz de Aeda defendió el papel de las bibliotecas, que "siempre han sido un foco de encuentro, un foco de saber y un lugar donde los narradores siempre tenemos un espacio... Las bibliotecas siempre son un lugar importante para nosotros, aunque observamos que en Aragón en los pueblos pequeños las bibliotecas tienden a desaparecer".

Abrieron la V Jornada sobre Narración Oral y Lectura el citado Cosculluela junto a José Miguel Pesqué, técnico de la DPH, y Cristina Temprano, vicepresidenta nacional de Aeda, y a continuación intervino José Manuel de Prada Samper, especialista del área de investigación de este sector, quien valoró este encuentro ya que -resaltó- "tiene que haber un contacto constante entre narradores e investigadores. Investigador, aunque "me considero escritor", y con una larga trayectoria en el estudio de cuentos, tanto en España como en Sudáfrica, estaba "muy contento de tener un público diferente del académico, como bibliotecarios, maestros y narradores".

De Prada dio la conferencia sobre Banalización de los cuentos tradicionales, "algo con lo que vivimos hace ya algún tiempo, identificados muchas veces por los cuentos de los Grimm, Perrault..., que si se dice que son muy violentos, muy patriarcales, que habría que cambiarlos, que habría que suprimirlos. Yo hablo de esa polémica y defiendo los cuentos, no creo que sean tan violentos, tan patriarcales, tan tan inadecuados para el público de hoy en día, adulto o infantil". En su opinión, en el origen de esta polémica está "el embate de lo políticamente correcto, que a veces, muy poco críticamente, se quiere cargar cosas de siempre. Yo defiendo el valor de los cuentos para transmitir enseñanzas, para trasmitir advertencias, por su propia belleza estética, porque, como oyentes, a nosotros los cuentos bien contados también nos transforman, es una experiencia extraordinaria".

Defiende que el cuento "no es una literatura menor; es literatura oral y no se puede hacer ninguna distinción entre literatura oral y escrita, pero es diferente y a un nivel hay que entenderla como algo que funciona dentro de una estética diferente. Es literatura oral y es literatura con mayúsculas".

Él, que tanto ha viajado en busca de cuentos, explica que las historias de un lugar y otro son diferentes "porque la tierra es diferente, las circunstancias culturales y sociales son diferentes, el paisaje es diferente, y eso condiciona las formas de vida y de pensar, y desde luego la forma de contar cuentos". En sus viajes a Sudáfrica ha detectado que en este país hay cuentos que llevaron allí "los europeos que oprimieron y redujeron a la servidumbre a los antepasados de las personas que han hablado conmigo, y es muy interesante ver cómo los cuentos africanos se europeizan y los cuentos europeos se africanizan, hasta cierto punto".

Hace 20 años comenzó a analizar el mundo de los que cuentan cuentos y considera que es un sector "estable, pero quizás he conocido mejores momentos. Además, en el mundo de la investigación, como en el de las humanidades y todo lo que se consideran cosas poco útiles, tenemos que esforzarnos mucho para conseguir financiación, porque no se nos considera".

ANA GARRALÓN

Por la tarde, la escritora Ana Garralón, Premio Nacional de Fomento a la Lectura 2016, dio la conferencia Lavar antes de leer: simbología y literatura infantil. Aprovechando el lema de la jornada -Nuevos tiempos, viejos cuentos-, "yo quiero reivindicar los cuentos viejos y valorar sobre todo la profundidad de los símbolos que encierran, más allá de esa lectura literal que se está haciendo ahora. Hay que pelear un poco contra lo políticamente correcto porque la literatura no puede ser el campo de batalla de lo político y lo social, sino que es un código que va con el lenguaje, que va con la tradición y que encierra más cosas que esa lectura que a mí me parece que es muy superficial".

Los escritores de hoy -añadió Garralón- "tienen que escribir como a ellos les gustaría escribir y ver si el tiempo les permite que su obra tenga esa duración que le convierta en un clásico", y añade que, en ocasiones, el gran problema que tiene un cuento "son las numerosas versiones que lo cambian y lo retocan y lo van desvirtuando". Por ello, entre otras cosas, esta escritora cree que "hay que volver a las versiones originales, hay que volver a esas historias donde hay muchas capas, digamos muchas interpretaciones, una de ellas, que es muy importante, la psicológica y la psicoanalítica, que para los niños en general es una lectura que les impacta mucho".

Respecto a los nuevos cuentos, redactados con otros lenguajes y basados en otras temáticas, opina que "hay una parte que está muy bien y hay otra parte que se nota que tiene esa presión para hacer un tipo de historias que se ajusten a todas estas demandas, pero son tantas, porque cualquier minoría puede decir que no se siente identificada o se siente ofendida, que cada vez las historias están más lavadas, hay un control de lo que se dice, y también a veces hay intención de ser solidario con esos movimientos, y por eso mi charla la he titulado Lavar antes de leer". Los nuevos cuentos -añade- "en muchos casos son historias que están bien, pero no están atravesadas por lo que es la escritura y lo que son los intereses de los escritores".

Sobre el encuentro que este lunes comenzó en Huesca, dijo que "es maravilloso, primero porque son espacios que van más allá de las charlas que damos, es un espacio de encuentro, de compartir cosas, se hace mucha piña con el sector, y con esta jornada se abre la discusión a más gente que no son narradores orales, como estudiantes, bibliotecarios...".

BELÉN RIVAS

En esta jornada participó Belén Rivas, bibliotecaria en Biescas, quien afirmó que reuniones de este tipo "tienen vital importancia, es fundamental que los bibliotecarios nos juntemos en actividades de este tipo porque se aprende muchísimo, se comparte mucho y, sobre todo, la formación permanente y continúa para los bibliotecarios es vital".

Sobre el cuento afirmó que "es la base de todo, de todo en la tradición oral, de todo en las bibliotecas; el primer contacto con la lectura, con la literatura, es el cuento y a través del cuento podemos llegar a todo, a todos los valores, a todas las actividades que queramos realizar en torno a la literatura; el cuento es fundamental". Y resaltó que "cada libro tiene mil lecturas y cada lector es diferente. De todos los libros se aprende".

Etiquetas