Cultura

FESTIVAL CLÁSICOS EN LA FRONTERA

El público arropa masivamente el festival Clásicos en la Frontera

El Dúo Fortecello y Nonstop Tango Trío actuaron el fin de semana en el Festival de la Ribagorza

El público arropa masivamente el festival Clásicos en la Frontera
El público arropa masivamente el festival Clásicos en la Frontera
E.F.

GRAUS.- El Festival de la Ribagorza XXIII Clásicos en la Frontera disfrutó el pasado fin de semana del primero con programa doble, en este caso, el sábado en la catedral de Roda de Isábena, con el Dúo Fortecello; y al día siguiente, domingo, en El Grado, con Nonstop Tango Trío. El público volvió a arropar masivamente ambas citas y, sin duda, seguirá haciéndolo en los próximos conciertos previstos el próximo sábado en Benabarre con Floraleda Sacchi, y el domingo en la parroquial de Montañana con Álvaro Octavio y Amarart.

La impresionante catedral de Roda de Isábena acogió el recital del Dúo Fortecello, formado por Anna Mikulska, al violoncelo, y Philippe Argenty, acompañándola al piano. El recital, en altar del incomparable marco de la seo rotense, resultó muy ameno ya que el pianista fue explicando cada pieza facilitando que el público siguiera y entendiera el recital que incluyó obras de Debussy, Chopin, Bartok o Servais.

Al día siguiente, el festival se trasladó hasta El Grado. La iglesia parroquial de la localidad, abarrotada como nunca, acogió un recital novedoso, el de Nonstop Tango Trío, ya que no suele ser habitual escuchar música de tango en un templo.

Tres músicos, una polaca al violonchelo, la citada Anna Mikulska; un franco-español al piano, Philippe Argenty; y un argentino al bandoneón, Darío Polonara, revisitaron en El Grado con pasión la música de sus raíces, raíces que los han llevado naturalmente al tango. Como no podía ser de otra manera, el trío interpretó obras de Piazzolla o Gardel, junto a otras de Pugliese, Plaza, Data, Mores o Laurenz.

El Festival de la Ribagorza se reanudará este sábado en Benabarre con la actuación de Floraleda Sacchi, una de las arpistas más reconocidas de la escena internacional.

Al día siguiente, la cita será en la iglesia de Santa María de Baldós del pintoresco enclave medieval de Montañana, con la actuación de flauta y cuerda a cargo de Álvaro Octavio y el grupo AmarAr, uno de los mejores de cuerda en la actualidad.

Todos los conciertos programados por el Festival de la Ribagorza XXIII Clásicos en la Frontera tienen lugar a las ocho de la tarde.

Etiquetas