Cultura

CONCIERTO

Los hermanos Zapico gustan con su gran fusión barroca

La tiorba y la guitarra sonaron en el Festival en el Camino de Santiago

Los hermanos Zapico gustan con su gran fusión barroca
Los hermanos Zapico gustan con su gran fusión barroca
F.C.S.

HUESCA.- Antes de pasar este sábado por Huesca con Euskal Barrokensemble, el XXVIII Festival Internacional en el Camino de Santiago conquistó la Colegiata de Bolea gracias a Daniel y Pablo Zapico, dos hermanos mellizos que llevan tocando juntos toda su vida, lo que hace que la compenetración humana y musical sea casi absoluta.

La tiorba y la guitarra barroca que utilizan son dos instrumentos que se complementan a la perfección el uno al otro: los rasgueos y la rapidez de las campanelas en la guitarra contrastan con la seguridad, el apoyo y los bajos de la tiorba. Así se pudo escuchar el pasado jueves en Bolea.

A través de las aguas a España e Italia donde era habitual el intercambio de músicos, Mediterránea daba nombre al programa que ofrecieron los hermanos Zapico, plagado de frescura a la par que improvisación, "de arreglos personales para piezas siguiendo una práctica interpretativa olvidada y cuya recuperación requiere de muchos años de experiencia previa", dijeron.

Tal y como era la música popular en la España e Italia barrocas, Bolea disfrutó de este extrovertido repertorio, rico en contrastes: danzas populares, novedades y armonías pegadizas, basadas en tema y variaciones.

"Es música muy virtuosa e idiomática para ambos instrumentos y en cada pieza alternan la parte solista con el acompañamiento mostrando así todos sus registros y posibilidades", destacaron, amén de otras tendencias compositivas y estilísticas recibidas con fluidez y entusiasmo por el público del festival.

En la Colegiata sonaron los grandes maestros de la tiorba y la guitarra barroca, combinando lo popular con lo académico. Así, en el caso del primero, fue el turno de Kapsperger, que desarrolló su instrumento a principios del XVII hasta un virtuosismo aún hoy difícil de creer. Y en materia de guitarra barroca, cobraron vida las partituras de los españoles Gaspar Sanz y Santiago de Murcia, del que al final del concierto, en el poderoso bis, los hermanos tocaron una luminosa jota como detalle regalo al auditorio.

Los Zapico acaban de celebrar los veinte años de Forma Antiqva con más de quinientos conciertos a sus espaldas sólo con esta agrupación, habiendo obtenido el Premio al Mejor Álbum de Música Clásica 2018 por su último disco, Concerto Zapico Vol. 2. Por delante tienen muy buenas e innovadoras producciones como Yo, Farinelli, el capón en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial y en el Festival Internacional de Santander.

En cuanto a sus discos, están sumergidos con la postproducción de dos que verán la luz a finales de año. "El público ha encontrado en la música antigua una frescura interpretativa que le atrae con devoción. Los programadores se han dado cuenta y así se manifiesta en el incremento de festivales y conciertos dedicados a este período. La corriente de recuperación de patrimonio musical, de interpretación con criterios históricos y de enseñanza especializada fluye y aumenta con gran fuerza", destacaron Daniel y Pablo Zapico.

EUSKAL BARROKENSEMBLE

El Festival pasará este sábado, a las 20:30 horas, por la Sala Tanto Monta de la Catedral de Huesca. El grupo Euskal Barrokensemble ofrecerá el concierto La primera vuelta al mundo, de Juan Sebastián Elkano, que incluye cantos y bailes en la Edad de Oro de la navegación vasca.

Etiquetas