Cultura

OJO AVIZOR

Pirineos Sur conquista con sus Experiencias en la Naturaleza

Cerca de 1.500 personas disfrutaron "en las alturas" de varias actuaciones del festival

Pirineos Sur conquista con sus Experiencias en la Naturaleza
Pirineos Sur conquista con sus Experiencias en la Naturaleza
P.E./P.S.

EL FESTIVAL Internacional de las Culturas Pirineos Sur siempre guarda un as bajo la manga con el que sorprender no solo al público, sino a todos los que se acercan a él. Este año, ese virtuoso efecto se ha logrado de la mano de las Experiencias en la Naturaleza, un nuevo formato que ha concitado la unanimidad de todos los que lo han vivido en torno a una misma opinión: ha sido increíble.

Y es que todos los artistas que han participado en la iniciativa -sin excepción- han mostrado su entusiasmo, como es el caso de Jerez Texas y Rumbo Tumba, así como la compañía de teatro Zazurca Producciones & Kike Lera y el dúo aragonés Vegetal Jam, que atrajeron a cerca de 1.500 personas en total.

La ermita de Santa Elena, el Ibón de Asnos, la zona de Petrosos de Panticosa o la explanada de la Yurta (a escasos minutos del Ibón de Espelunciecha) en Formigal fueron los rincones musicales de estas Experiencias en la Naturaleza.

Que hubiera que madrugar más de lo habitual, realizar rutas de entre 30 y 60 minutos en plena naturaleza, compartir con absoluto respeto el espacio propio de las marmotas, los milanos, vacas y caballos se convirtió en un aliciente definitivo para el público de la cita cultural.

La directora del festival, Begoña Puértolas, explicó que el ciclo "es diferente" a los demás. "Además de la calidad de la programación, es su entorno y su conexión con la naturaleza lo que lo convierte en único", comentó la altoaragonesa, quien añadió que, aunque "prácticamente el 100 % de los espectáculos se celebran al aire libre", la puesta en marcha de esta nueva iniciativa "refuerza mucho más esa vinculación" con el territorio.

"Gracias a estas cuatro actuaciones, parte del público del festival ha descubierto rincones maravillosos del Valle de Tena pero además, parte del turismo que se encuentra en la zona atraído por el senderismo y el entorno se ha sumado a las actividades de Pirineos Sur", agregó.

Asimismo, Sandra Lecina, responsable de la Asociación Turística del Valle de Tena, valoró positivamente este novedoso y exitoso proyecto.

"Para la Asociación experiencias como esta son más que positivas. Han mostrado zonas de nuestro entorno que no conocía el público del festival. Permiten además mostrar toda la oferta de ocio y naturaleza que hay alrededor de Pirineos Sur", señaló.

"Pirineos Sur no deja de fascinarnos. Es maravilloso escuchar un directo en un lugar así", añadió Armando, un donostiarra fiel a la cita, mientras se secaba al sol tras haberse dado un refrescante baño en el Ibón de Asnos durante el concierto de Jerez Texas.

ACTUACIONES MUSICALES

Que el Festival Pirineos Sur tiene una especial conexión con la naturaleza no deja de ser una obviedad. Pero en su vigésimoctava edición se hizo especialmente patente con las cerca de 300 personas que se acercaron a disfrutar del espectáculo Aerolíneas de Leyendas de Zazurca Producciones & Kike Lera en la pradera de la ermita de Santa Elena.

Esta fue la primera apuesta del ciclo Experiencias en la naturaleza, que logró además conectar con el público de forma muy especial.

Las historias y leyendas sobre el Pirineo se fueron alternando con canciones populares interpretadas por Kike Lera, y aderezadas con el humor de un dúo capaz de poner al público a bailar y a reír de forma simultánea.

La segunda actuación del ciclo fue protagonizada por Jerez Texas, cuyo violonchelista, Matthieu Sagglio, explicó de forma clara, sentado junto al Ibón de Asnos, un lago de origen glaciar en la estación de Panticosa: "Es un día inolvidable y único en la historia de Jerez Texas. Hemos subido en telecabina, despertado a varias marmotas y ahora vamos a tocar por primera vez a cerca de 2.000 metros de altura".

Tanto es así, que el trío franco- español anunció que a partir de esta experiencia van a incluir las actuaciones matinales en su oferta musical.

Cerca de 300 personas disfrutaron de esta actuación del trío, que se completa con Ricardo Esteve (guitarra flamenca) y Jesús Gimeno (batería), que marcará la historia del Festival Pirineos Sur. Así lo destacó el guitarrista de la formación, quien dedicó una de las canciones a dos bañistas que aprovecharon el concierto para acompasar los ritmos del jazz a sus brazadas en el lago.

Jerez Texas interpretó en una soleada y agradable mañana algunos de los temas de su último disco, Clar de Luna, el quinto de su carrera y cuarto de estudio y algunos de los temas más reconocidos en la trayectoria de este trío internacional que ha ofrecido más 500 conciertos en más de 25 países en sus 19 años existencia.

El grupo franco-español tocó durante la actuación algunos de sus temas propios como Un americano en Motril, que fue uno de los momentos más celebrados por los casi 300 espectadores que poblaron las improvisadas gradas que rodeaban el ibón pirenaico, así como algunas de sus versiones más interpretadas como Birdland, de Joe Zawinul, o Couleur Café, de Serge Gainsbourg, que convierten a la banda de Esteve, Saglio y Gimeno en una de las apuestas más sólidas y abiertas del panorama del jazz actual.

La tercera sesión de Experiencias en la Naturaleza logró reunir a 200 personas en la zona de Petrosos de Panticosa, donde tuvo lugar un concierto con un impresionante paisaje de fondo que repasó algunos de los temas más reconocibles de los tres discos publicados por Vegetal Jam.

Miguel Guallar y David Aznar, cuya música combina las raíces populares con sonidos clásicos y contemporáneos, invitaron a bailar desde el inicio- y el público respondió de buena gana hacia la segunda mitad del repertorio- e incluyó en su setlist adaptaciones de temas tan reconocibles como la banda sonora de Amelie (Yann Tiersen), El Padrino (Nino Rota) o Trainspoting (Iggy Pop). Junto a ellas, ritmos clásicos y populares como la mazurca, el vals, fandangos, rondos o polkas. Un repertorio que les valió la ovación del público y un vivo entusiasmo a la hora de adquirir sus tres discos.

Por último, alguien podría pensar que el argentino Rumbo Tumba había preparado su espectáculo y su último disco especialmente para esta ocasión. Y es que Madera Sur, el trabajo que Facundo Salgado mostró en el llano de la yurta (Formigal), rodeado de montañas, comparte apellido con el propio festival y una vocación de conexión con la naturaleza que se hizo especialmente patente en la cita musical.

El propio artista reconoció que no se le ocurría un lugar mejor donde hacer sonar su looper. "No puedo creer este escenario y que hayan subido a casi 2.000 metros de altura para escuchar mi espectáculo. Muchísimas gracias", dijo en su primer contacto con el público.

Todos los sonidos que retumbaron en la última sesión del nuevo ciclo Experiencias en la Naturaleza provienen de instrumentos de madera realizados por luthiers y artesanos de América del Sur, lo que permite combinar sonidos y texturas tradicionales con la modernidad que aporta la electrónica con un mismo objetivo: la conexión con la naturaleza.

Una maravilla de sonido que se vio reforzada por la magia del entorno en el que se celebró, ante la rendida ovación de las cerca de 500 personas que se acercaron a escuchar a Rumbo Tumba, que clausuró las exitosas Experiencias en la Naturaleza.

Etiquetas