Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL EN EL CAMINO DE SANTIAGO

Jorge Padín: "Cualquier espectador puede disfrutar de este teatro porque no tiene época"

El actor pone este jueves en escena en el Palacio de Congresos de Jaca "Romeo & Juliet"

Jorge Padín: "Cualquier espectador puede disfrutar de este teatro porque no tiene época"
Jorge Padín: "Cualquier espectador puede disfrutar de este teatro porque no tiene época"
S.E.

JACA.- Ultramarinos de Lucas ha recibido el Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud. Hoy llega al Palacio de Congresos de Jaca, 20:30 horas, a representar Romeo & Juliet, con Jorge Padín como único actor que sorprende y emociona a partes iguales. Hablan sus manos con la intención de imaginar desde un arte total. Intérprete y narrador, Padín es Romeo, Julieta, Mercucio, Fray Lorenzo, los Capuleto, en una obra recomendada a partir de 12 años, y con un precio de entrada de 6 euros y bonificada 5 euros.

Romeo & Juliet es una propuesta viva, dual, transformista y diferente.

Romeo y Julieta son dos marionetas manipuladas por las estrellas. ¿Son los astros los responsables de su destino, del trágico final?

-Es una pregunta muy difícil. Siempre ha habido ese debate entre teóricos, actores y directores, hasta qué punto es el destino y hasta qué punto es la voluntad los que llevan a la muerte a estos dos amantes. Como actor, yo siempre creo que las decisiones de los personajes son las que cargan el peso de la acción, son las que dirigen la vida hacia un lugar o hacia otro. En cualquier caso, es la pasión la que les encamina, quizá, hacia un callejón sin salida.

¿Cómo se representa el amor romántico en su espectáculo?

-Romeo & Juliet es una de las cumbres del teatro universal y, desde luego, el mayor ejemplo del amor romántico en la literatura. Se representa cargado de poesía y de belleza. Nuestra apuesta es por personajes apasionados, vitales, jóvenes, decididos, en los que la única fuerza que mueve todo es el amor. Están enamorados del amor.

Su puesta en escena es absolutamente dual. ¿Cómo realzar el contraste con el odio, en un ambiente hostil?

-El señor William Shakespeare hace un teatro muy popular, que disfrutaba de las muertes, de la violencia, la sangre, el baile, y crea un tremendo contraste, maravilloso, que dinamiza y dramatiza todo el espectáculo entre familias que se odian y jóvenes que se aman. Esa tensión es la que hace vivo el espectáculo, y el odio, carga de sentido al amor; y el amor da más relieve al odio. Es un juego teatral que tiene una fuerza tremenda y conmovedora.

Un conflicto presente también ante las convenciones sociales.

-En aquella época, todavía más: el poder de la familia, la autoridad del padre, el de una sociedad, Verona, un sitio pequeño de dos bandos enfrentados. La lucha de una pasión desenfrenada, de un amor alocado juvenil, en medio de una sociedad que constriñe, domina, que tiene encerrada a la mujer y dice con quién te tienes que casar. Ese apasionamiento frente a los deberes y las obligaciones de una sociedad que te impone es una lucha contra lo que es una convención, la subjetividad del yo y del amor puro frente a todo un sistema elaborado, social.

Romeo & Juliet. ¿Fue la muerte la única forma de perpetuar su amor?

-Es una pregunta muy romántica. Objetivamente, uno muere y desaparece, y queda la ausencia. Somos los demás los que percibimos ese amor. Desde luego, poéticamente, dramáticamente, sí. Julieta se suicida para "estar" siempre con su amado, sea lo que sea la muerte. Y Romeo, igualmente. De hecho, el texto lo dice muy claramente.

¿Con qué ojos y mirada invita a ver su versión de este clásico?

-Con una mirada de disfrute, de cercanía, sin pensar en aquel antiguo Shakespeare del siglo XVI, que escribía tan barrocamente. Romeo & Juliet es una obra de hoy que habla a los jóvenes también de hoy, a la gente mayor de hoy, a las familias de hoy, a los apasionados de hoy, desde un punto de vista muy popular, haciendo humor, peleas de espadas, bailes, etcétera, para el pueblo. Cualquier espectador puede disfrutar de este teatro porque no tiene época. Que vengan a verlo sin prejuicios.

Etiquetas