Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL EN EL CAMINO DE SANTIAGO

Músicas mestizas para la convivencia entre tres culturas

Eduardo Paniagua, Wafir S. Gibril y Burruezo actuaron en Canfranc Estación

Músicas mestizas para la convivencia entre tres culturas
Músicas mestizas para la convivencia entre tres culturas
F.I.C.S.

HUESCA.- Dentro del XXVIII Festival Internacional en el Camino de Santiago, la iglesia de Nuestra Señora del Pilar en Canfranc Estación acogió el pasado miércoles por la noche la actuación de Paniagua, Gibril y Burruezo, trío de Trovadores de las Tres Culturas de Al Andalus: de la cristiandad, del Islam y de la música sefardí. Tres culturas y tres músicos polivalentes, que ofrecieron un espectáculo intimista pero gigante en emociones, marcado por la maestría de Eduardo Paniagua, el virtuosismo de Wafir S. Gibril y el salvajismo auténtico de Burruezo, todo un cóctel.

"Tocamos músicas andalusíes y medievales bajo un prisma contemporáneo, en diferentes lenguas, con instrumentos antiguos y alguno más moderno. Nuestro concierto ha sido un viaje al pasado, sin renunciar al futuro, pues esta música es ahora mismo más vanguardista que muchas músicas que presumen de ello. Al mismo tiempo, lanzamos al viento un mensaje de paz, de armonía entre las diferentes culturas y religiones. Nuestro mundo está muy necesitado de este tipo de mensajes", subrayaron los tres intérpretes, ante la realidad de la inmigración.

El repertorio ejecutado en Canfranc incluyó piezas tradicionales andalusíes, sefardíes y Cántigas de Alfonso X El Sabio, más otras originales de Burruezo inspiradas por los sonidos antiguos. "En la práctica, es difícil diferenciar unas de otras si no se es una gran experto". En la parte tradicional, el directo incluyó joyas andalusíes que muy difícilmente el público puede escuchar en escenarios occidentales. La propuesta entusiasmó al respetable atraído por los sones de la música medieval y su cruce entre Oriente y Occidente.

Los temas tradicionales contaron con autores anónimos. Las piezas de Burruezo fluyeron entre unas y otras como si se trataran de temas antiguos, o casi. El espectáculo consiguió recuperar la época del Al Andalus medieval. "Una época en que gentes y músicos de las tres culturas convivieron en armonía durante largos periodos de tiempo. El mestizaje cultural no es algo nuevo, viene de muy lejos". Los comentarios de Eduardo Paniagua en el escenario, los instrumentos, las melodías, los poemas interpretados, los ritos religiosos... ilustraron con calor al público de Canfranc.

De personalidades, virtudes y querencias diferentes, cada uno de los tres músicos continúa con sus proyectos en solitario y sus conciertos con otras formaciones. Además del Festival en el Camino de Santiago, los trovadores recorren el Festival Altaveu de Sant Boi, el Festival de la Porta Ferrada de Sant Feliu de Guíxols y el Frigiliana Tres Culturas.

Etiquetas