Cultura

FESTIVALES EN EL ALTO ARAGÓN

El gran baúl de sonidos, raíces y fantasía de La Chaminera

Ángel Vergara y María José Menal actuaron en la plaza Mayor de Villanúa

El gran baúl de sonidos, raíces y fantasía de La Chaminera
El gran baúl de sonidos, raíces y fantasía de La Chaminera
F.I.C.S.

HUESCA.- La magia de La Chaminera siempre es mostrar, de una forma lúdica, la relación existente entre las músicas antiguas y populares. Estas siempre se han alimentado mutuamente, tanto en las formas y los repertorios como en los instrumentos utilizados. "Respecto a estos últimos es muy notable que algunos de ellos, como la flauta y el tambor o la cornamusa, que fueron de uso cortesano en siglos pasados, desaparecieron de muchos ámbitos, pero han sobrevivido y evolucionado hasta la actualidad en el uso popular", indicaron Ángel Vergara y María José Menal.

Así pudo verse, en ameno y completísimo concierto que ofrecieron el jueves en la laza Mayor de Villanúa, dentro del XXVIII Festival Internacional en el Camino de Santiago de la Diputación de Huesca. "En la tradición popular, en el llamado folclore musical, encontramos villanos casi idénticos a los del siglo XVI, aires de folía, fandango, pervivencias del romancero clásico y canciones de peregrinos, por poner algún ejemplo. También usamos técnicas del teatro popular que contextualizan viejas melodías, haciendo bailar títeres y otras artes juglarescas", destacaron Vergara y Menal.

En el caso del directo, precioso y familiar, celebrado en Villanúa, lo característico fue que los autores del repertorio eran anónimos. Se habla de creaciones del pueblo, pero siempre hay unos creadores personales, "lo que ocurre es que, como pasó durante siglos en múltiples facetas artísticas, la mención del autor no resultaba relevante. Pero a esos desconocidos, y a los sucesivos transmisores populares, le debemos un gran patrimonio".

Cuando encontramos una canción popular como El piojo y la pulga" o el archiconocido Señor don Gato "en lenguas y culturas diversas de diferentes continentes, incluso en la diáspora sefardí, comprendemos que la música, desde la más simple a la más compleja, no para de dar vueltas al mundo". Por ello, cualquier visión musical de ese evento global resulta de lo más pertinente, subrayaron Ángel Vergara y María José Menal, al hilo de cómo se está prestando especial interés a las músicas de la época con motivo del 500 aniversario de la primera vuelta al mundo Magallanes-Elcano, tema estrella del Festival Camino.

"Creemos que los repertorios de música antigua gozan de gran vitalidad, seguramente mucha más de lo que pudieron pensar sus autores y primeros intérpretes. Desde nuestro campo de trabajo, la música de tradición popular, es muy notable que muchas melodías creadas hace cinco siglos hayan permanecido vivas en el uso, festivo o no, de grupos sociales para quienes, seguramente, en principio no fueron pensadas".

Asimismo, recordando su participación al inicio del festival, hasta el próximo 31 de agosto puede visitarse su exposición Los sonidos de la imagen, una colección sobre iconografía musical aragonesa que acoge el Museo Diocesano de Jaca. Para Vergara y Menal, la muestra es una propuesta de aprendizaje lúdica e interactiva a todos los niveles. "No olvidemos que muchos de los instrumentos musicales que podemos contemplar y oír en conciertos como los programados en este festival se han podido construir a partir de las representaciones artísticas, ya que de muchos no quedan ejemplares de la época o son muy escasos", confirmaron.

Etiquetas