Cultura

PREMIOS

"Érase una vez en...Hollywood" y "1917" vencen en los Globos de Oro

Ni "Dolor y gloria", ni Antonio Banderas lograron el galardón.

"Érase una vez en...Hollywood" y "1917" vencen en los Globos de Oro
"Érase una vez en...Hollywood" y "1917" vencen en los Globos de Oro
EFE

LOS ÁNGELES (EE.UU.).- La comedia "Érase una vez en ...Hollywood" de Quentin Tarantino y el drama "1917" de Sam Mendes vencieron esta noche en la 77 edición de los Globos, entregados en Los Ángeles (EE.UU.) en una repartida ceremonia en la que ni "Dolor y gloria", ni Antonio Banderas lograron el galardón.

"Érase una vez en...Hollywood" se proclamó como la mejor cinta de comedia o musical y lideró la lista de obras premiadas con tres galardones, mientras que "1917" ganó en mejor película dramática y sumó dos premios, empatada con "Joker" y "Rocketman".

Curiosamente, el drama vencedor de Sam Mendes recibió la mayoría de votos de los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), pero el público aún no ha tenido ocasión de verlo pues su estreno comercial está previsto para la próxima semana, por lo que su victoria dejó descolocada, incluso, a la crítica especializada.

El director de esta cinta bélica que prácticamente consta de un único plano secuencia es el británico Sam Mendes, quien ya recibió la gloria en Hollywood por su afilado retrato sobre la sociedad consumista en la oscarizada "American Beauty" (2000).

Por su parte, Tarantino, además de posicionar "Érase una vez en... Hollywood" como la mejor comedia, también consiguió el premio al mejor guion original y dio un tercer galardón a Brad Pitt como mejor actor de reparto.

La decepción se hizo presente entre las apuestas hispanas ya que ninguna de las candidaturas logró vencer en su categoría, incluida la cinta del español Pedro Almodóvar "Dolor y Gloria", que perdió ante el fenómeno surcoreano de "Parásitos" en la categoría de mejor película en lengua extranjera, un resultado que el propio cineasta pronosticó antes de la ceremonia.

También se quedaron sin premio las latinas Ana de Armas (por "Puñales por la espalda") y Jennifer López (por "Estafadoras de Wall Street"), a pesar de la intensa promoción que han hecho durante los últimos meses.

Antonio Banderas, quien quizás era la baza más fuerte del cine en lengua española, tampoco se proclamó mejor actor de drama en una categoría que vio a Joaquin Phoenix triunfar con su aclamado papel en la controvertida "Joker".

El discurso de Phoenix fue uno de los más punzantes de la noche, en el que aseguró que "desear lo mejor a Australia" tal y como hicieron varios actores durante la noche por los fuegos que arrasan parte del país, "está muy bien pero no sirve de nada", aunque "es un gesto precioso".

Así, el actor insistió en la necesidad de "hacer cambios" en la vida diaria y puso como ejemplo que no hacía falta "ir en un avión privado a Palm Springs" -una localidad cercana a Hollywood- y anunció que "esperaba hacer las cosas mejor" al igual que el resto de celebridades de la sala.

La vencedora a la mejor interpretación dramática femenina fue Renée Zellweger por encarnar a la icónica actriz Judy Garland en la cinta biográfica "Judy".

Zellweger se refirió en su discurso al parón que realizó en su carrera por agotamiento -ganó su anterior Globo de Oro en 2004- y habló sobre su regreso para honrar a Garland.

"Su humanidad ha sido un gran recordatorio de que las elecciones que hacemos son importantes. Lo que hacemos importa y cómo elegimos honrar a los demás en nuestras vidas puede ser muy importante en el futuro", aseguró.

En el apartado de interpretaciones en el género de comedia o musical ganaron la actriz Awkwafina ("The Farewell") y el actor Taron Egerton ("Rocketman").

Entre las sorpresas de la noche figuró el premio a la mejor película animada para "Missing Link", que se puso por delante de superproducciones taquilleras y populares como "Frozen 2" y "Toy Story 4".

Asimismo, fue sorprendente que "Historia de un matrimonio", la cinta que partía con más nominaciones de la noche, finalmente solo se llevara un premio de los seis a los que aspiraba, que fue para Laura Dern como mejor actriz de reparto.

TELEVISIÓN

Por otra parte, los Globos de Oro saludaron ayer a las nuevas sensaciones de la televisión y repartieron la gloria de la pequeña pantalla entre la surrealista y feminista comedia de "Fleabag", el elegante pero perverso drama de "Succession", y la gravedad histórica de "Chernobyl".

"Succession", que emitió en 2019 su segunda temporada, se hizo con los premios a la mejor serie dramática (que el año pasado fue para la despedida de "The Americans") y el de mejor actor para Brian Cox.

Asimismo, "Chernobyl" triunfó con las distinciones a la mejor serie limitada y el premio al mejor actor de reparto, Stellan Skarsgård.

Y "Fleabag", que dio por finalizado su recorrido tras solo dos temporadas que enamoraron al público, confirmó que es la comedia del año, después de su exitoso paso por los Emmy, al coronarse con el galardón a la mejor serie cómica o musical (que en 2019 fue para "El método Kominsky") y la estatuilla a la mejor actriz para Phoebe Waller-Bridge.

Incomparable y, ahora mismo, aclamada como una de las grandes estrellas de la televisión, la creadora y actriz principal de "Fleabag" desató las risas del público en su discurso.

"Personalmente, me gustaría dar las gracias a Obama por poner a 'Fleabag' en su lista (de series preferidas de 2019)", dijo Waller-Bridge.

"Y como algunos de vosotros sabéis, él siempre ha estado en mi lista", bromeó en referencia a un pasaje de "Fleabag" en el que la protagonista se masturba viendo un discurso del expresidente de Estados Unidos.

Por su parte, el veterano intérprete Brian Cox, el alma de la turbia familia de "Succession", mostró su absoluta sorpresa por haber ganado el Globo de Oro.

"Quiero disculparme con mis compañeros nominados por ganar. Lo siento. No lo esperaba. En 2020 haré sesenta años en este negocio", dijo Cox, quien alabó al equipo de "Succession" por ser "el más extraordinario grupo" con el que jamás haya trabajado.

Uno de los momentos más impactantes de la noche fue el apasionado discurso feminista que dio Michelle Williams, ganadora del Globo de Oro a la mejor actriz de una serie limitada o película para televisión por "Fosse/Verdon".

"Mujeres, cuando sea el tiempo de votar, por favor hacedlo en vuestro propio interés. Es lo que han hecho los hombres durante años y por eso el mundo se parece tanto a ellos", dijo.

"No olvidéis que somos el grupo con derecho a voto más grande en este país. Hagamos que se parezca más a nosotros", añadió en referencia implícita a las elecciones estadounidenses de noviembre.

También fue muy destacado el agradecimiento de Patricia Arquette, que se llevó el premio a mejor actriz de reparto de una serie por "The Act".

"Estoy muy agradecida de estar aquí y celebrar esto, pero sé que hoy, 5 de enero de 2020, no recordaremos esta noche en los libros de historia. Veremos un país al borde de la guerra", aseguró en alusión a la reciente escalada de tensión entre Estados Unidos e Irán.

"Un presidente tuiteando una amenaza de 52 bombardeos incluyendo sitios culturales. Gente joven arriesgando sus vidas, cruzando el mundo. Personas que no saben si las bombas van a caer sobre las cabezas de sus niños", argumentó Arquette, quien también llamó al voto en noviembre para dejar a las próximas generaciones un mundo mejor.

Además, Jared Harris, uno de los actores de "Chernobyl", destacó que su serie limitada plantea "cuál es el coste de las mentiras".

"Y esa pregunta se convierte más relevante con el paso de las noticias de cada día", opinó.

El palmarés televisivo lo completaron Olivia Colman, mejor actriz de drama y que le dio a "The Crown" su único premio de la noche; Ramy Youssef, mejor actor de una comedia por "Ramy"; y Russell Crowe, que obtuvo la distinción al mejor actor de una serie limitada a película para la pequeña pantalla.

El actor no acudió a la gala, debido a los graves incendios que afectan ahora a Australia, pero Jennifer Aniston, que anunció su premio, leyó un discurso en su nombre.

"No nos confundamos: la tragedia de Australia se debe al cambio climático. Necesitamos actuar basándonos en la ciencia, mover nuestra fuerza de trabajo a energías renovables y respetar nuestro planeta como el único e increíble lugar que es", afirmó.

Etiquetas