Cultura

CONCURSO

Premiados cuatro relatos que celebran la palabra y la escucha

La Asociación de Hipoacúsicos entregó los galardones del Concurso de Relatos

Premiados cuatro relatos que celebran la palabra y la escucha
Premiados cuatro relatos que celebran la palabra y la escucha
R.G.

HUESCA.- Este viernes se hizo entrega de los premios del IV Concurso de Relatos Cortos Asociación de Hipoacúsicos de Huesca San Francisco de Sales, en el salón Azul del Casino oscense. El acto fue una reivindicación de la palabra, hablada y escuchada, desde la introducción que hicieron Carla, David, Ara, José Manuel y Benjamín, personas usuarias de la asociación, hasta la lectura de un fragmento de cada uno de los relatos premiados que se intercaló entre cada galardón.

Los premios se entregaron en sus dos modalidades, la A para personas con discapacidad auditiva en la que la temática era libre, y la B para personas interesadas en la escritura y sensibilizadas con la discapacidad auditiva, cuya temátiva se centraba en "La sordera, el mundo del silencio".

El primer premio de la modalidad A recayó en Mirta Chamorro Mielke, por su obra El Electricista. Chamorro, al recoger el premio, hizo un repaso de "los problemas" que tiene una persona cuando padece hipoacusia, de las limitaciones del día a día, "cuando sale a locales por la música, cuando en el trabajo, tiene problemas, aún siendo perfectamente válida para el puesto" o con su propia familia por no cumplir las reglas: no hablar de lejos, ni con tres muros de por medio, ni saliendo corriendo.

"Un edificio en el que nos cuidan unas monjitas que no es que sean malas, sino que les desborda el sistema, y un par de celadores, que lo único que hacen es gritarnos", rezaba El Racimo, relato galardonado con el segundo premio, de Patrocinio Gil Sánchez, quien cedió la recepción del galardón a su hija por no poder acudir a la entrega.

En la modalidad B para personas sensibilizadas con la discapacidad auditiva, el primer premio fue para José Manuel García Durán, por su obra So What: La melodía del silencio, la historia de Toño, un niño sordo apasionado del jazz que soñaba con tocar la trompeta, "y Toño lo consiguió". El segundo de esta categoría recayó en Paseo de colores, de Soledad García Garrido, quien tampoco pudo asistir y envió unas palabras agradeciendo el premio.

El acto, que abría las conmemoraciones del 40º aniversario de la Asociación, también sirvió para entregar los premios del II Concurso de Postales Navideñas en sus tres categorías.

Etiquetas