Cultura

LITERATURA INFANTIL

Sandra Araguás y Vicky de Sus editan un nuevo cuento

El libro "Lunes y martes y miércoles, tres" rompe con la imagen de las brujas tradicionales

Sandra Araguás y Vicky de Sus editan un nuevo cuento
Sandra Araguás y Vicky de Sus editan un nuevo cuento
R.G.

HUESCA.- Lunes y martes y miércoles, tres es el título del último cuento editado por la narradora e investigadora de la tradición oral Sandra Araguás (Editorial Sin Cabeza) e ilustrado por Vicky de Sus. El cuento proviene de la tradición oral y forma parte de una trilogía "famosa en el Pirineo" de cuentos "relacionados con la brujería".

Cuenta la historia de un jorobado que se pierde por el monte y al hacérsele de noche se queda a dormir ahí. A media noche se despierta porque alguien canta, se despierta y se encuentra a unas brujas que están bailando con una canción, que repite todo el rato "lunes y martes y miércoles, tres".

Tras un rato escuchándolas, aburrido, completa la canción y contesta "jueves, y viernes y sábado, seis". Por haber sido bueno con ellas, las brujas le conceden un deseo, quitarle la joroba.

Pero hay una segunda parte, con un segundo jorobado cuya actitud es totalmente la contraria, y la respuesta de las brujas también es completamente diferente. "Es un cuento que tiene mucho ingenio y mucho ritmo".

A Araguás le gusta especialmente este cuento, "porque dentro de la tradición oral las brujas siempre han sido unas mujeres malas, que traían el mal", responsables de las desgracias y las muertes de animales y niños y niñas.

"En este cuento me gusta la imagen que tienen porque aparecen como mujeres independientes que pueden actuar mal o bien, según lo que ellas reciban. No es esa conducta malvada que tradicionalmente se les ha adjudicado a las brujas", explica.

Araguás defiende "seguir contando tradición oral" pero quizás eligiendo los textos" en un intento de alejarse de patrones que están contaminados por la sociedad patriarcal. Cuentos que sigan "vivos y actuales y darles el valor que realmente tienen".

Es un cuento con el que Araguás se ha ido encontrando a lo largo de su labor investigadora sobre la tradición oral, "la ultima vez en el cañón de Añisclo".

Un cuento que, como explica la narradora a este periódico, "no tiene edad, gustan tanto a niñas y niños como a personas adultas, porque tradicionalmente estos cuentos se contaban para todo aquel que estuviera presente".

Además de en el relato, la tradición oral se expresa en las páginas de la mano de las ilustraciones de Vicky de Sús, siendo así "el quinto cuento que hacemos juntas".

Durante la presentación que tuvo lugar en la Librería Anónima, Sandrá Araguás aprovechó para contextualizar la figura de las brujas despejando la imagen que tradicionalmente se ha tenido de ellas.

Como por ejemplo, el porqué de que siempre se las represente vestidas de negro, pues "tradicionalmente eran mujeres mayores, viudas, que estaban solas", o con un gorro de punta, que proviene del capirote negro, "símbolo de castigo que impuso la Inquisición, cuando las paseaba, a las mujeres que eran acusadas de brujería", explica.

La buena acogida que el cuento, ya en librerías, ha tenido le da pistas a Araguás de que "la tradición oral sigue enganchando y funciona muy bien".

Etiquetas