Cultura

CRÍTICA MUSICAL

Piel blanca, alma negra

Iker Piris & his Dual Electras Blues Juan Sebastian Bar

Piel blanca, alma negra
Piel blanca, alma negra
L.LL.

Desde que Paul Butterfield, John Mayall o Mike Bloomfield patentaron en los años 60 del pasado siglo la etiqueta de blues blanco, son muchos los músicos blancos que se han acercado a las profundidades abisales de la música negra. Piel blanca, alma negra. A esa estirpe pertenece el guitarrista vasco Iker Piris, quien, tras liderar el grupo The Románticos, ha iniciado un nuevo proyecto, Iker Piris & his Dual Electras, en el que está acompañado por músicos franceses. El jueves hizo su debut oscense en el Juan Sebastián Bar y dejó constancia de que, aunque en el blues resulta muy difícil salirse del canon, posee recursos suficientes para ofrecer una actuación amena y entretenida gracias a la incorporación de otros acentos, procedentes sobre todo del swing, el funk, el boogie, el soul o el rock & roll.

Eficazmente respaldado por Andy Martin (batería) y Antoine (bajo, que sustituía al miembro original Abdell B. Bop), Piris hizo gala de su maestría con su instrumento sin caer en el exhibicionismo gratuito de otros guitarristas de blues. Con un sonido brillante y limpio (¿demasiado limpio, quizá?), el trío acometió un repertorio mixto en el que tuvieron cabida tanto los temas propios como las versiones de algunos clásicos del blues. En la primera parte de su actuación (en el Juanse los conciertos siempre se dividen en dos partes), además de una pulida revisión del Let the good times roll de Earl King, sonaron temas de su propia cosecha como el soul & roll de Let me in o ese magnífico Sad but true, del repertorio de su anterior grupo The Románticos, que toma como base uno de los himnos más emblemáticos de la historia del rock: el Who do you love de Bo Diddley.

Tras la pausa, arrancó la segunda parte en clave de puro rock & roll con el tema Helping hand, también del repertorio de The Románticos, al igual que el dinámico Dance. Y tras derrochar feeling en el sentido slow blues Let me be, de cosecha propia, enfiló la recta final con sendas versiones de temas del gran Elmore James, Dust my broom y Shake your money maker, en el que utilizó la slide. Un efusivo y vibrante blues instrumental puso el punto final en el bis a una cálida noche de blues y otras hierbas. Este sábado, a las 20:00 horas, Iker Piris & his Dual Electras tienen una segunda cita con el Alto Aragón, en la Sala Corleone de Sabiñánigo.

Etiquetas