Cultura

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Graus pospone a 2021 el estreno de "La leyenda de Rodrigo y Marica"

La representación de esta recreación histórica estaba prevista para el próximo 4 de julio

Graus pospone a 2021 el estreno de "La leyenda de Rodrigo y Marica"
Graus pospone a 2021 el estreno de "La leyenda de Rodrigo y Marica"
E.F.

GRAUS.- El estreno de la recreación histórica de La leyenda de Rodrigo y Marica, Los amantes de Graus, previsto para el próximo 4 de julio, se ha suspendido y se aplaza para el próximo año 2021. Los preparativos de esta representación, basada en la historia en tres actos escrita por Miguel Clavería, se vieron interrumpidos hace dos meses al declararse el estado de alarma cuando ya se encontraban muy adelantados. En cualquier caso, y tras valorar posponer el estreno a otoño e incluso invierno, los organizadores han optado por esperar hasta el año próximo. El músico encargado de la banda sonora, Sergi Llena, en nombre del colectivo, consideró que la expectación por el estreno merece esperar para disfrutarlo con garantías y en la plaza Mayor.

El ilusionado y variado elenco de actores grausinos coordinado por el director artístico Pedro Ríos preparaba con ahínco este azaroso romance inspirado en los dinteles del Palacio de los Mur, donde puede leerse "Rodrigo ama a Marica" cuando la crisis sanitaria obligó a suspender los ensayos. También se interrumpieron los de juglares y músicos, coordinados por el propio Llena, siguiendo las directrices sanitarias. En los albores de la desescalada, y ante la cercanía del próximo 4 de julio, se ha tomado la decisión de suspender la representación, tras barajar otras opciones.

"Hasta ahora había mucha ilusión, hemos pasado por dos meses de parón, con un vacío de ensayos y producción, pero sigue habiendo muchas ganas. Los implicados quieren ir retomando los trabajos con prudencia, pero no de cara a este año. Este tiempo extra puede ayudar a perfeccionar el resultado, siempre que no nos relajemos y, por otro lado, dada la situación no creíamos que fuera bueno trabajar con una presión innecesaria. Es un proyecto muy bonito y creo que tenemos que disfrutar del camino. Tener este año por delante nos ayudará a hacer las cosas con más calma y disfrutarlas. Además, hacerlo en otoño o en invierno supondría trasladarla de la plaza Mayor, que es el sitio ideal para hacerla", comentó Llena, reconociendo que se han barajado otras opciones.

En cualquier caso, y siguiendo las medidas de desescalada, esta semana han retomado los ensayos los juglares. "Un grupo de tres personas y al aire libre", detalló el responsable musical de Rodrigo y Marica. "A ver cuándo se pueden reanudar los ensayos de la forma más normal posible. Hemos empezado a trabajar otra vez, pero de otra manera, pero hay algunos ensayos que no van a ser posibles todavía porque la obra implica que hay personajes que interactúan, hay cierto contacto que no permiten las medidas de seguridad", indicó Llena, preocupado también por los participantes más mayores. "Mucha gente implicada en la obra, por su edad, son población de riesgo, así que no vemos necesario que por estrenar este año corramos este riesgo", dijo. "Esta decisión es la más razonable, aunque no la que nos hubiera gustado adoptar", lamentó. "Habíamos barajado realizarla en septiembre, pero no se sabe".

Aunque trabajar en la parte escénica no es posible, por el momento, la musical se ha retomado esta semana, adecuándose a la situación y está adelantada. "La parte musical está bastante avanzada, aunque no está finalizada del todo. Las escenas en las que juglares y músicos van a la par, están casi listas. El resto, estaba la música planteada, pero no se ha acabado de cerrar. El trabajo se ha visto un poco parado porque los ensayos con los músicos han sido imposibles por los retardos de los medios telemáticos", indicó Llena, esperanzado en retomarlos pronto. "Cuando podamos juntarnos con los músicos, lo haremos con seguridad en espacios abiertos como estamos haciendo con los juglares", dijo, confiando en que sea este verano.

La música original para este espectáculo destaca por su instrumentación, procedente de la música antigua. Así, hay un laúd renacentista, trompas ribagorzanas, gaitas medievales con timbre dulce, flautas, etcétera. "Es música de ministriles, una sonoridad bastante renacentista. No muy densa y asequible para todo el mundo. Ha sido un reto pero el resultado será bonito y agradable", confiesa como autor de la banda sonora.

Los músicos que le acompañan son miembros de Gaiteros de Graus y alumnos de la Escuela de Música de la localidad. "Están haciendo un trabajo enorme porque pasar de tocar melodías tradicionales a tocar arreglos con diferentes voces para ellos representa cierta complejidad y es un reto", comenta respecto a los cuatro músicos participantes.

Además de las piezas de entrada y salida, cada escena tiene un carácter y requiere una instrumentación acorde. "La trompa, por ejemplo, está planteada en escenas de más acción. Las flautas de pico o el arpa están en escenas más pausadas, más íntimas. Hay otras escenas con pinceladas, donde la música está de fondo, y las piezas de los juglares, donde es fundamental", detalló.

Etiquetas