Cultura

MÚSICA

Zumo de Lepra ficha a Ale Musicman como baterista

El multiinstrumentista oscense afronta esta aventura "con muchas ganas"

Zumo de Lepra ficha a Ale Musicman como baterista
Zumo de Lepra ficha a Ale Musicman como baterista
L.C.

HUESCA.- El grupo Zumo de Lepra acaba de anunciar el fichaje estrella de Ale Musicman, que a partir de ahora será el baterista oficial de la banda, una aventura que afronta "con muchísimas ganas".

"Nos conocemos desde hace muchos años y siempre hemos tenido buena química. En 2016 me llevaron como bajista a un concierto en Gerona. En la actualidad he pasado el examen y estoy como fijo en la posición de baterista", asegura el multiinstrumentista oscense.

En los últimos 20 años, el músico y disc-jockey ha ido mejorando poco a poco su técnica con la batería y las percusiones, sobre todo gracias a su participación en la banda Zeltaires, con la que hizo sus primeras aproximaciones "en directo".

Ahora, Zumo de Lepra le ofrece "un espacio seguro y respetuoso donde poder aportar, aprender y disfrutar con la batería y con sus ilustrados miembros", comenta.

"Tenía ganas de formar parte de un grupo propiamente punk, estilo cuyas pinceladas se mezclaban con otras en otros grupos de los que formé parte como Charo Medina, Escorpión & Batería o Pitones Nead", explica.

Para Ale Musicman, Zumo de Lepra "es de vital importancia para la salud musical y cultural, al menos para nuestra periferia, pero también para cualquier lugar del mundo adonde llegue", un grupo al que define como "satírico, irónico, gamberro y divertido", que también lanza "un mensaje social" a través del punk.

"Hay que destacar que son un grupo muy bueno en directo y conectan con el público. Su primer cedé, Haciendo amigos (2014), está lleno de temas propios, suena muy bien y da una frescura que hacía años que no se veía por estas tierras. Cuentan con un buen historial de conciertos por la península y buenas colaboraciones con Manolo Kabezabolo, Loquendo y Pardo", dice.

Sobre la aportación que cree que puede dar al grupo, Musicman asegura que el rock y el punk siempre le han acompañado. "Puedo a través de la batería y de mis conocimientos y contactos dentro del mundo de la música aportar ingredientes que hagan continuar la saludable causa de Zumo de Lepra", confirma.

El cuarteto se completa con Pisa (voz), Panky (guitarra y voces) y Tito (bajo y voces), que juntos van a seguir "creando en los ensayos". También van a grabar "una canción para un disco recopilatorio y a hacer los conciertos apalabrados si la desescalada lo permite", adelanta.

Entre los planes de futuro del grupo se encuentra la grabación de un nuevo LP, el cual contendrá "trece canciones nuevas" que están ultimando.

UN MÚSICO INQUIETO, VERSÁTIL Y POLIFACÉTICO

Zumo de Lepra es la última aventura de Ale Musicman, que es uno de los músicos más inquietos, versátiles y polifacéticos de la escena oscense.

En los últimos años son incontables los proyectos en los que ha participado, pero en la actualidad está centrado "solo" en unos cuantos.

"Continúo como bajista en la Huesca Big Band, como Ale Musicman haciendo sesiones de Dj y Live Sets con mis instrumentos; como colaborador en producciones del colectivo Oscaphetah, como miembro organizador de festivales y eventos como el Garrampa Pop Festival, como colaborador o músico en directo en otros proyectos y bandas, y por supuesto en Zumo de Lepra", sentencia el carismático músico.

Etiquetas