Cultura

REVISTA "EL GURRIÓN"

Mariano Coronas Cabrero: "Me gustaría decir que los pueblos de Sobrarbe han aumentado su población"

Coordinador-director de "El Gurrión", revista de Labuerda que cumple 40 años

Mariano Coronas Cabrero: "Me gustaría decir que los pueblos de Sobrarbe han aumentado su población"
Mariano Coronas Cabrero: "Me gustaría decir que los pueblos de Sobrarbe han aumentado su población"
E.G.

¿Cómo surge la idea de sacar una revista en Labuerda y llamarla "El Gurrión"?

Labuerda es un pueblo pequeño de la comarca de Sobrarbe y en la década de los 70 coincidimos un grupo de jóvenes animados a dinamizar culturalmente el pueblo, aunque fuera en momentos puntuales y formando parte de la Comisión de Fiestas. En agosto de 1975 organizamos el primer recital de canción aragonesa que se hacía en la comarca. Labordeta acudió a cantar el 19 de agosto de 1975 y aquella noche la Plaza Mayor estaba a reventar. Regresó José Antonio en el 76 (con más gente todavía que el año anterior), en el 79, en el 81 y también actuaron Joaquín Carbonell (1976 y 78) y La Bullonera (1977). Aquello fue un hito comarcal que aún se recuerda. Finalmente, decidimos constituir una Asociación Socio-Cultural para dar a aquellas movidas una base legal. El caso es que nos perdimos en un laberinto de estatutos hechos, rehechos, reformados y coincidió con que empezábamos a trabajar, tras acabar los estudios, y cada uno andaba por donde podía y se acabaron los plazos legales y nos quedamos sin asociación.

Una de las actuaciones previstas -si hubiera prosperado la idea- era la de publicar un boletín periódico de información para los socios. Y fue en noviembre de 1980 cuando, tras conversaciones previas de pocas personas, decidimos empezar la publicación modestísima de una revista que íbamos a llamar "El Gurrión" y que se componía de diez o doce folios, escritos por una cara, reproducidos con una multicopista que compramos con dineros de la Comisión de Fiestas y que íbamos a repartir gratuitamente por todas las casas del pueblo. Aquello que podía parecer una idea descabellada y que no iría más allá de unos cuantos números, sigue volando cada trimestre... Nadie podía imaginar que 40 años después no solo se mantendría "El Gurrión", sino que no lo iban a conocer ni "los padres que lo parieron". En noviembre de 1980 salió el número 0 y en este mes de mayo se publicará el número 159.

El mote con el que nuestros vecinos comarcanos nos han llamado tradicionalmente a los de Labuerda, es el de "gorriones de canalera" o "gurrions de canalera". De ahí viene el nombre de la revista. Hemos enarbolado el mote como una seña de identificación y la gente de Labuerda se enorgullece de ser "gurrions".

"El Gurrión" empezó siendo una modesta revista local y desde hace años tiene una dimensión comarcal y, si me permites, universal, en el sentido de que cualquier tema tiene cabida en sus páginas. Podríamos decir que es una revista cultural, entendiendo la palabra en su sentido más amplio, pero donde caben reseñas de libros, coleccionismo, noticias comarcales y locales, historias de vida, expresión literaria, poesía, personajes populares, la naturaleza y el medio ambiente, arquitectura popular, etnografía y etnología, el mundo de las aves, intercambios, opinión de los receptores, fotografía, crónicas de fiestas, romerías, celebraciones populares... El corpus temático es muy amplio y no queda limitado por fronteras ni por geografías.

Este 2020 cumple 40 años la revista, ¿qué diferentes etapas ha superado?

Desde el número 0 hasta el 18, ambos inclusive, continuamos como al principio. Las colaboraciones escritas las realizaban personas de Labuerda o muy unidas al pueblo. La reproducción se hacía con la multicopista y nos ayudábamos de algunas páginas fotocopiadas por parte de quienes tenían acceso a alguna fotocopiadora en sus trabajos..., buscando gastar lo menos posible, porque seguíamos repartiéndola gratuitamente por las casas, aunque empezábamos a mandar ejemplares a personas que conocían que se hacía la revista y vivían fuera del lugar.

En el verano del 84 planteamos la posibilidad de que hubiera suscripciones que permitieran recibirla puntualmente y colaboraran en los gastos. Y, a partir del número 19 (mayo de 1985) empezamos a llevarla a la imprenta para mejorar la reproducción de textos y la encuadernación. Aún así, los textos se escribían con máquinas de escribir convencionales y el montaje se hacía con el viejo "escribe, corta y pega". Poco a poco, los textos pasaban por la máquina de escribir electrónica, haciendo las páginas más homogéneas. En el número 51 se observa una mezcla de textos con ordenador y con máquina de escribir y a partir del 52, ya se utiliza prácticamente solo el ordenador. La revista se lleva a la imprenta totalmente montada para su reproducción. El montaje sigue siendo con el "corta y perga". El número 81 (noviembre de 2000) es el primero en el que el montaje y la reproducción se hacen íntegramente en la imprenta, hasta la actualidad.

A lo largo de los años, hay personas que dejan de escribir y se van incorporando otras. La revista se reseña en la prensa provincial y crecen los suscriptores y los colaboradores.

Si contamos desde el número 19, hecho en imprenta, salía con doce páginas, A partir del 23 pasaron a 16; el número 25 salió con 28, el siguiente con 24... En seguida, se consolidaron las 28 páginas y algunos números especiales saldrán con unas cuantas más. A partir del 81 llegábamos a las 32 o 36 por número. El número 100 fue otro de los especiales y a partir del 1001, 42 páginas, 48, 52, 56 y, desde hace ya muchos números 60 páginas, lo que hace que cada año sea como publicar "un libro" de 240 páginas y que la hemeroteca de la revista sume un total de más de 5.500 páginas (47 cm horizontales de estantería, debidamente encuadernadas; lo mismo que 14 tomos de la enciclopedia Larousse).

La tirada fue subiendo desde los 50 o 75 ejemplares de los tiempos de la multicopista a los 150, 200, hasta llegar a los 350 y 400.

En cuanto a las secciones, ninguna aguanta desde el principio, pero las ha habido y las hay con largas trayectorias de años: "Paseos por el Sobrarbe" duró 25 años; "Y tú... ¿qué coleccionas " empezó en 2002; "Galería de lectoras y lectores" en febrero de 2005; "Rincones con magia", desde 1999, "Viajando por la provincia de Huesca", desde 2010; "El aragonés, lengua literaria", desde 2013; "El fotógrafo y los pajaricos", desde 2009; "A la búsqueda de molinos", desde 2011..., por citar unas pocas. La lista de secciones y su largo recorrido es muy larga, como puedes imaginar.

Y hay colaboradores y colaboradoras que llevan más de veinte años escribiendo en cada número de la revista. Ha habido personas que nos ayudaron un tiempo y luego dejaron de escribir y, desgraciadamente, hay una lista emotiva de quienes fallecieron siendo fieles colaboradores y nos han privado de sus aportaciones. A medida que "El Gurrión" ha ido creciendo en número de páginas, la lista de personas que participan en cada número se va haciendo más larga.

En la página 2 de la revista, al margen de los créditos hay un apartado encabezado por el título: "Han colaborado en este número"... Hace mucho tiempo que el número de nombres anotado no baja de treinta. En cambio, si cogemos un ejemplar de hace veinte años, la lista podía contener doce o quince. Algunas de las personas colaboradoras ni son de Labuerda ni de Sobrarbe; de éstas, unos conocen el pueblo o la comarca y otros no han estado nunca, pero esa circunstancia no es ningún problema para que nos envíen sus reflexiones, sus artículos...

El gorrión es un ave pequeña, delicada, amenazada por la contaminación y que incluso ha desaparecido de ciudades como Madrid. ¿Así de difícil es la vida de "El Gurrión" de Labuerda ¿Han pensado alguna vez tirar la toalla ?

Publicar una revista trimestral que salga todos los meses en los que se estableció su salida (febrero, mayo, agosto y noviembre), sin retraso, no es un asunto fácil. Debo decir que, a medida que ha ido pasando el tiempo, el aumento de páginas y de colaboraciones no ha supuesto un problema añadido, porque uno también se ha ido liberando de tareas de crianza y, desde hace un tiempo, jubilado, con más tiempo para dedicarme a ella.

¿Tirar la toalla Un mal día lo tiene cualquiera y si estás de bajón puedes llegar a pensar que ya basta, que cierras el garito y que si alguien lo encuentra a faltar (que será que no), pues que lo continúe otro, pero estos malos pensamientos igual que vienen se van.

¿Cómo se distribuye y se financia la revista?

La revista tiene vocación comarcal en cuanto a los contenidos. Hay gente de otros pueblos de la Comarca suscrita a la misma. Algunos colaboradores habituales han sido o son de otros pueblos de Sobrarbe. Se envía gratuitamente a algunas bibliotecas comarcales y se intercambia con otras revistas que han ido naciendo después: Xenera en Broto, L"Alcagüe en Chistén, Treserols en el CES, Nabaín en Moriello de Sampietro... Y se intercambió con otras que ya dejaron de publicarse: Tierra Buxo, L"Abete, Esparvero... Se distribuye fundamentalmente por suscripciones que se renuevan anualmente, no solo a gente relacionada con Labuerda o la Comarca; también con amigas y amigos de otras geografías que aprecian los contenidos, la regularidad y el esfuerzo. Nunca ha contenido ningún tipo de publicidad. Solamente recibimos una pequeña subvención, a través de la Asociación Cultural "El Gurrión", de Cultura de la Comarca de Sobrarbe.

En estos 40 años, ¿cómo ha evolucionado Sobrarbe—

Yo creo que Sobrarbe ha llevado una evolución parecida al resto de las comarcas del territorio aragonés y de otras áreas geográficas. Al margen de que haya unas características agropecuarias, industriales, geográficas, paisajísticas, culturales, lingüísticas, económicas, turísticas, poblacionales, etc. que definan a cada comarca, es a partir de cada uno de esos aspectos desde donde se debe planificar y construir el futuro. Sobrarbe ha sufrido una sangría de población muy fuerte y eso ha condicionado mucho su desarrollo, sin duda. La salvación vendrá si la denominada España vacía o vaciada recibe mayor atención y se invierte en modelos económicos sostenibles, en nuevas tecnologías, mejores comunicaciones, incentivos para no marchar e incluso para venir... Y se aprovechan los recursos que ya se tiene para implementarlos. Inversión para revertir las tendencias despobladoras y de envejecimiento de la población y de los escasos medios para ganarse la vida. Cambiar la mirada. Convirtiendo las comarcas despobladas en parques temáticos para que vengan turistas solamente, no creo que mejore la situación actual.

¿Qué noticia le hubiera gustado publicar en "El Gurrión"—

En el ejemplar de un próximo febrero, me gustaría poder decir que: "A lo largo del último año, todos los núcleos de población de la comarca de Sobrarbe han aumentado notablemente su población y, por tanto, han mejorado sus expectativas de futuro".

¿Lo peor de estos 40 años—

Para la revista, lo peor, por irremediable, es la lista demasiado larga de personas que eran colaboradores habituales o suscritores y suscriptoras, lectores y lectoras y que han ido falleciendo, como puede verse consultando las páginas de los distintos "gurriones". Personalmente. percibo en ocasiones algunas de esas ausencias con tristeza, porque eran personas entusiastas para colaborar o agradecidas en la recepción de la revista y los echo de menos...

¿Y lo mejor—

Lo mejor, la generosidad de quienes escriben, dibujan, fotografían..., para poder emplumar cada Gurrión, para hacer posible cada número. La revista es un modesto canal de expresión de sus inquietudes literarias o investigadoras. Suelen ser extraordinariamente puntuales a la hora de enviar sus aportaciones y todo lo hacen de una manera altruista que es digna de destacar. Piensa que en 40 años, la revista siempre ha salido con puntualidad. Posiblemente sea una de las circunstancias más insólitas para una publicación de ese estilo.

¿Qué ofrece la web de la revista—

El Gurrión tiene una página web (http://www.elgurrion.com) en la que se pueden leer todos los números desde el 100 hasta el 158, ambos inclusive. En otro apartado de la página están publicadas todas las fotografías que lectoras y lectores nos envían con una revista en sus manos en los lugares más insospechados. Fotografías que se han publicado en la revista en la "Galería de Lectoras y Lectores". Son más de trescientas en lugares como la Antártida, Japón, Vietnam, Islandia, Rusia, Armenia, Hungría, Polonia, India, China, Chile, Canadá, Nueva Zelanda...y las tierras de España. La lista es muy, muy larga y es digno de mención el detalle de emprender un viaje a las antípodas y meter en la maleta un ejemplar de "El Gurrión" para hacerse unas fotos con él.

Además, nuestros amigos y colaboradores belgas Anny Anselin y Luc Vanhercke nos regalaron unos índices que también pueden usarse desde la web, actualizados hasta el número 158 y que facilitan la localización de artículos.

Etiquetas