Cultura

MUSEO

La Emmoe de Jaca acerca sus 75 años de historia

El museo abierto en la Ciudadela muestra la evolución del centro militar, sus actividades y logros

La Emmoe de Jaca acerca sus 75 años de historia
La Emmoe de Jaca acerca sus 75 años de historia
R.G.

JACA.- Este año se conmemora el 75º aniversario de la creación de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (Emmoe) y de su ubicación en Jaca. En concreto, la efeméride se produjo el día 12 de abril, coincidiendo con la expansión de la pandemia, por lo que hubo que suspender los actos previstos por el centro, que convirtió a la ciudad jaquesa en un referente nacional e internacional en este tipo de enseñanza militar.

"Durante estos años, los lazos de hermandad y de unión entre la escuela y la población de la localidad han sido permanentes. Ahora, queremos estrechar más si cabe esos vínculos compartiendo con Jaca una parte de nuestra historia", comentó el director de la Emmoe, el coronel José Antonio Jáñez, con motivo de la apertura del museo dedicado a la escuela, que se puede visitar en la Ciudadela desde el día 16 de julio.

El museo de la Emmoe -situado entre el Museo de Miniaturas Militares y el Salón Panadería- fue inaugurado en 2018 y se empleaba para uso interno por parte del Ejército. Su adecuación permite el libre acceso del público al museo, que presenta un vestíbulo y cuatro salas dedicadas a los inicios, la evolución, los logros y las actividades de la escuela.

La Emmoe se creó en 1945 como centro de enseñanza para unificar la formación de los mandos de las unidades de Montaña, experimentar técnicas y probar materiales. Desde su inicio, fue un banco de pruebas en continua evolución. Fruto de ello, se creó el curso de Operaciones Especiales en 1957. Posteriormente, nacieron el Equipo de Esquí del Ejército de Tierra en 1983 y el Grupo Militar de Alta Montaña en 1985.

El vestíbulo del museo expone un ejemplar de Quebrantahuesos que quedó en custodia por parte de la Emmoe en 1961. Junto al animal, se puede ver la zona de Rioseta, donde la escuela realiza gran parte de sus prácticas. También hay un cuadro con varias flores edelweiss, en homenaje a los componentes de la escuela que han fallecido en acto de servicio.

La primera sala del museo, denominada "Los inicios", aborda el origen de la Emmoe, que se ubicó temporalmente en el Centro de Estudios Pirenaicos (hoy, IES Domingo Miral). Su futura sede fue el campamento de San Bernardo. Por entonces, las unidades de instrucción (eventualmente alojadas en barracones de madera) trabajaron en la construcción de las instalaciones necesarias para acoger a 1.800 hombres.

Para realizar las prácticas de esquí y alta montaña, se construyó otro campamento similar en Candanchú. Las fotografías del museo muestran la inauguración del Albergue de Alta Montaña en 1947 y la Residencia de Oficiales en 1950, así como el levantamiento del telesilla monoplaza del Tobazo en los años 50.

En el caso de Jaca, se finalizaron los cuatro pabellones tipo compañía y dos cuadras en 1947. Poco después, en 1949, se pusieron en marcha la pista de esquí artificial y la pista de aplicación. En 1950, se sumaron el comedor y la cocina. Otro año clave fue 1961, al inaugurarse el edificio central y trasladarse definitivamente la sede. Aquel año se realiza la primera entrega de diplomas en el patio de armas del cuartel San Bernardo, que se pavimentó con losas extraídas de la cantera de Torrijos, situada a las afueras de Jaca.

La segunda sala del museo, "La evolución", demuestra el afán de superación de la Emmoe, que experimentó con todo tipo de equipos para adaptarlos a las necesidades de las unidades de Montaña. La escuela tuvo su taller de esquíes y trabajó en el perfeccionamiento de botas, piolets, clavijas, mosquetones, crampones, tiendas o cocinas. El museo expone diverso material empleado en los años 40 y 50.

Una vez en la tercera sala, "Los logros", el público tiene la oportunidad de recordar los grandes éxitos del Grupo Militar de Alta Montaña, que conquistó "los tres polos" de la Tierra, el Norte, el Sur y el Everest. Algunas de sus hazañas cobraron popularidad a nivel nacional en los años 80 y 90, gracias a su aparición en el programa "Al filo de lo imposible" de TVE.

Otro de los motivos de orgullo de la Emmoe es el éxito competitivo del Equipo de Esquí del Ejército de Tierra, que consiguió trofeos en campeonatos internacionales celebrados en países como Estados Unidos, Argentina o Alemania. Como curiosidad, el museo recuerda que Paco Fernández Ochoa realizó el servicio militar en la escuela unos años antes de proclamarse campeón olímpico en Japón en 1972.

La última sala del museo, "Las actividades", muestra el quehacer de la Emmoe, así como sus principales reconocimientos, entre los que sobresalen la medalla de oro de la ciudad de Jaca (máximo galardón del Ayuntamiento en 1967) y el Sueldo Jaqués otorgado por el Consistorio en 1994. También se puede ver la bandera española empleada en la campaña de la Antártida entre 1997 y 1998.

Etiquetas