Cultura

FESTIVALES EN LA PROVINCIA

El Ballarte atrae a vecinos y visitantes en su primer año

El Ayuntamiento de Benasque ha programado la primera edición, que termina con un balance positivo

El Ballarte atrae a vecinos y visitantes en su primer año
El Ballarte atrae a vecinos y visitantes en su primer año
R.D.B.

GRAUS.- Los vecinos del Valle de Benasque y bastantes turistas nacionales y extranjeros, siempre respetando las limitaciones de aforo obligadas por la crisis sanitaria, han disfrutado de la primera edición del Ballarte Festival, impulsado por el Ayuntamiento benasqués.

Desde la organización, que ha trabajado con el Área de Cultura del Ayuntamiento, la Escuela de Música de la Ball y la Asociación Guayente, destacaron "la unión" de todos en esta propuesta cultural ofrecida por todo el municipio desde el pasado martes y que, dada la calurosa acogida y la calidad del programa, tendrá continuidad el año próximo.

Les Caractères de la danse fue el concierto de clausura de Ballarte Festival, la noche del sábado, al aire libre, en Casa Suprián (Anciles).

Poco más de un centenar de personas, todas las permitidas con el aforo restringido y que habían reservado previamente, gozaron de este último recital. Bajaba así el telón una propuesta que ha resultado redonda desde que arrancó el festival en Casa Cornel.

"Se han llenado los talleres y los conciertos, especialmente los del Palacio de los Condes de Ribagorza de Benasque, donde se ha quedado gente fuera. No podía haber ido mejor", aseguró Ramón del Buey.

Entre los asistentes a Ballarte Festival, sobre todo vecinos. "Se ha cumplido el objetivo de estrechar vínculos entre la gente del valle, la cultura y las instituciones. De hecho, las actividades se han organizado conjuntamente con el Área de Cultura y con la Escuela de la Ball y El Remós, de la Asociación Guayente", detalló Del Buey. "El balance es muy satisfactorio", aseguró, dando la continuidad por garantizada.

Los espacios escogidos: el Hotel Casa Cornel, de Cerler; Casa Suprián, de Anciles; el palacio de los Condes de Ribagorza, de Benasque; la iglesia de Cerler o el mirador de la Besurta se han revelado como lugares ideales con acústicas sublimes en el caso del templo de Cerler, por ejemplo.

En lo artístico, se ha disfrutado de la música barroca (siglos XVII y XVIII) de Francia, Italia o Alemania, con guiños a la música aragonesa y medieval en el programa Et in Arcadia Ego, que se ha enriquecido con una rica labor coreográfica.

Etiquetas