Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL EN EL CAMINO DE SANTIAGO

Delicias de corazón ante el espíritu sonoro de Siresa

Cordis Deliciae brindó un concierto bello e íntimo en la iglesia de San Pedro

Delicias de corazón ante el espíritu sonoro de Siresa
Delicias de corazón ante el espíritu sonoro de Siresa
F.C.S.

HUESCA.- Cordis Deliciae, con un programa bello, íntimo y de meditación trascendente que fue diseñado por el musicólogo Pepe Rey, pionero en España de la investigación e interpretación de esta música antigua, ofreció un concierto el lunes por la noche en la Iglesia de San Pedro de Siresa, dentro del XXIX Festival en el Camino de Santiago.

Cordis Deliciae son la soprano Ana Rey, Beatriz de la Banda en cuerda pulsada y Laura Salinas en viola da gamba. El camino como fuente de espiritualidad y cultura, y sus canciones, Silva deleitosa, amena y espiritual, invitaron en Siresa a una escucha sosegada y armónica, más que acorde a la medida del marco incomparable. Actuación, a fin de cuentas, donde la formación a trío priorizó a la voz, en un clima de recogimiento afín a la calidad de los textos y a una musicalidad sencilla y accesible.

Cordis Deliciae compartió un repertorio más que novedoso y aplaudido, que estrenaron en su día a nivel mundial con difusión en RNE Radio 2 Clásica, y que resulta absolutamente desconocido. Basado en textos inspirados en la obra de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, el grupo puso en valor la popularidad de la que gozaban estas piezas fuera de nuestras fronteras, en concreto en Alemania, desde principios del siglo XVII. "Un repertorio de uso recreativo y devocional, no litúrgico, y muestra del tipo de música que se podía realizar en los conventos".

Y así fue. Entre otras importantes referencias, para Cordis Deliciae Fray Fulgencio de Santa María es todo un descubrimiento, "monje del primer convento carmelita de Colonia, que elaboró este cancionero en alemán y latín, con piezas de inspiración poética e histórica", y religioso al que deben su nombre, "Sacrae Cordis Deliciae, das ist: Heilige Herzens Frewd", o sea "Santas delicias del corazón".

"Nuestro programa es un claro ejemplo de toda la música que espera aún ser rescatada en archivos, conventos, etcétera. Santa Teresa o Hildegard von Bingen son ejemplos, pero a su lado hay otras figuras de creadoras que aportaron piezas artísticas de alta calidad y no tuvieron la misma suerte", apuntaron tras un concierto que contó con lectura dramática y expositiva, como presentación previa de cada estado del alma para cada pieza profundamente sonora por la acústica de San Pedro de Siresa.

Etiquetas