Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL EN EL CAMINO DE SANTIAGO

Eduard Teixidor: "Bach es un compositor que trabaja con multitud de capas sonoras"

El jefe de promoción de la Compañía Mal Pelo habla del espectáculo de este miércoles

Eduard Teixidor: "Bach es un compositor que trabaja con multitud de capas sonoras"
Eduard Teixidor: "Bach es un compositor que trabaja con multitud de capas sonoras"
S.E.

JACA.- En el marco del XXIX Festival Internacional en el Camino de Santiago y con entrada libre hasta completar el aforo, esta tarde-noche, en dos pases puntuales que tendrán lugar a las 20:30 y 22:00 horas en la Pista cubierta del Colegio Escuelas Pías de Jaca, se celebrará el espectáculo Bach, de unos 25 minutos, a cargo de la Compañía Mal Pelo, interpretado por la bailarina Federica Porello. En enero de 1989, María Muñoz y Pep Ramis fundan esta compañía de danza. Desde el inicio, el grupo ha basado su trabajo en una búsqueda constante de lenguajes. De esta travesía nacerán diferentes propuestas escénicas enraizadas en una transversalidad nítida, sencilla y al mismo tiempo profunda. Para saber más de todo ello entrevistamos a Eduard Teixidor, jefe de promoción de Mal Pelo.

¿Cuál es el sello diferenciador en las propuestas artísticas que desarrolla Mal Pelo —Más que una compañía, queremos explicar Mal Pelo como un núcleo creativo rodeado de otros tantos colaboradores, siempre con un mismo propósito: trabajar el cuerpo como herramienta principal, investigando permanentemente, tratando de contar los temas de siempre, de una manera siempre distinta, para llegar a nuevos paisajes. Todo ello con una mirada intimista llena de historias cotidianas y detalles, una mirada tierna y dura al mismo tiempo.

¿Qué tipo de espectáculo vamos a poder disfrutar en Jaca —Bach es un solo de danza que María Muñoz, codirectora de Mal Pelo junto a Pep Ramis, creó en 2004 y que se ha representado más de un centenar de veces en varios países y continentes. En Bach, una aproximación al Clavecín bien temperado de J.S. Bach, María Muñoz trabaja en la transmisión y reinterpretación de su solo, que ha bailado por múltiples países y continentes desde su creación en 2004, con la intérprete y creadora italiana Federica Porello. Este solo se presenta como un estudio del movimiento, la mirada, el ritmo, la respiración y la presencia en relación con la musicalidad. Es una selección de preludios y fugas contenidos en los dos libros que configuran El clavecín bien temperado compuesto por Johann Sebastian Bach en el siglo XVIII, en el que se combina la danza de algunos preludios que suenan en directo con la memoria de algunas fugas bailadas en silencio.

Su primera versión contó con Glenn Gould al piano.

—Sí, en la primera versión completa de la pieza, estrenada en el Festival Temporada Alta 2005, la grabación minuciosa y exhaustiva realizada por el pianista canadiense Glenn Gould (1932-1982), acompañaba a la bailarina aportando una corporalidad inusitada, la del pianista que, con su respiración y susurrar parecía estar presente en la escena. En 2018 se presentó una reinterpretación del solo con música en directo en la Filarmónica de París, en colaboración con el Théâtre de la Ville de París, con el pianista franco americano Dan Tepfer quien aporta una vitalidad y textura diferente al solo, acompañando a María Muñoz con su interpretación en vivo y estableciendo un diálogo que refuerza la improvisación en un juego de complicidades. En 2016, María Muñoz transmite la pieza a Federica Porello, intérprete italiana que trabaja con Mal Pelo y desde entonces también representa Bach.

Háblenos de la artista protagonista, por favor, la bailarina Federica Porello.

—Bailarina y coreógrafa, estudia en P.A.R.T.S. (Performing Arts Research and Training Studios) en Bruselas. De 2006 a 2008 colabora con diferentes músicos (Ilan Manouach, Nourry Clement, Mark Coniglio, Eric Thielemans) y bailarines (Theodossia Stathi, Benjamin Vandewalle, Albert Quesada) en varios espectáculos de improvisación danza y música. Federica ha trabajado con la coreógrafa Marlene Freitas, la Compañía Tg Stan, el coreógrafo Thomas Hauert, la Compañía Le Théâtre de Nuit, la compañía AdonK! Con esta última, ha participado en la construcción de un lenguaje común entre la danza y las artes de la marioneta, dando talleres en diferentes escuelas tales como el Institut International de Marionnette en Charleville-Mézières y Le Ravelin, en Dieppe (con discapacidad) y en la creación del espectáculo Commune Présence (2012). Desde el 2009 trabaja con Albert Quesada, Cia. ACME. En 2013 empieza a colaborar con la Compañía Mal Pelo con quienes trabaja desde entonces. Participa en la creación de La medida del desorden, dirigida por Thomas Hauert de la Cia. Zoo, en colaboración con el Group LaBolsa.

Que pondrá en escena una pieza de casi media hora dedicada a Bach.

—Un puro trabajo de movimiento en el que la intérprete combina la música grabada con la memoria de otras piezas que la bailarina baila en silencio. Un trabajo de una gran sensibilidad en el que el trabajo de espacio es muy importante.

En la búsqueda de la profundidad de ambos lenguajes, danza y música.

—Bach es un compositor que trabaja en sus piezas con multitud de capas sonoras, ahí es donde la danza se entremezcla con estas capas sonoras reforzando algunas y también sugiriendo de nuevas, el diálogo entre música y danza se dirige desde la sensibilidad del cuerpo de la intérprete.

Movimiento, espacio, dramaturgia… narrativas para crear y comunicar, así como para involucrar y estimular al espectador.

—La poética del movimiento no viene dada por algo externo. Puede haber una construcción dramatúrgica a través del texto, de la música o del espacio, pero a la hora de escribir con el cuerpo sólo uno mismo es capaz de llegar a ese momento único de expansión. Una de las trampas que conlleva el movimiento es que uno puede esconderse detrás de él, desaparecer en él. Por eso es imprescindible ser concreto para conseguir una escritura precisa. La puntuación, el silencio, lo subrayado, lo repetido, los saltos temporales, la revelación de un espacio... Todo ello son herramientas para una dramaturgia del movimiento. Cuando bailamos, estamos en diálogo constante entre el dentro -el discurso interno- y el afuera -lo que estamos escribiendo-.

En este espacio que habla, el entorno, también es importante protagonista en el desarrollo de sus directos, ¿verdad —En el caso de este solo, y otros trabajos de Mal Pelo, el espacio forma parte de la partitura de composición de la pieza, un elemento vivo que adaptamos según los espacios en donde actuamos. En espacios no teatrales, las decisiones espaciales previas al montaje, pero también durante la interpretación son fundamentales para la comunicación con el público.

¿Cómo valora Mal Pelo el momento actual de la danza y su escena —La danza contemporánea en este país siempre ha tenido grandes creadores que han proyectado su trabajo más allá de nuestras fronteras. Sigue siendo tarea pendiente lograr un circuito a nivel español más grande y sobretodo más sólido, menos dependiente de las opciones políticas de consistorios y gobiernos. Hay muchos esfuerzos en este sentido de muchas instituciones, pero creemos que la coordinación debería ser mayo y más enfocada a ir desarrollando progresivamente este circuito, con el acompañamiento a programadores que no puedan tener un conocimiento y visión de la danza y nuestros creadores. Siempre hemos sido un sector prolífico y siempre hemos hecho acopio de nuestro oficio para seguir adelante.

Un deseo creativo y comprometido ante este escenario de pandemia.

—Que se reconozca que somos un sector que estamos trabajando bien para defender todas las medidas sanitarias, que no se cierren los teatros, que la gente pueda compartir de nuevo luces, sonidos, movimientos y palabra.

Etiquetas