Cultura

CARRERA MUSICAL

Plácido Domingo, un divo que no piensa en jubilarse

Se cumple un año de las acusaciones de acoso sexual que se realizaron en contra del tenor

Plácido Domingo, un divo que no piensa en jubilarse
Plácido Domingo, un divo que no piensa en jubilarse
EFE

MADRID.- El 13 de agosto de 2019, nueve mujeres acusaban a Plácido Domingo de acosarlas sexualmente hacía tres décadas, a finales de los años 80. Cancelaciones y críticas, aunque también apoyos y algún premio, se han sucedido en este año de ocaso de una aplaudida carrera que el tenor se resiste a acabar.

La noticia conmocionaba el mundo de la música en agosto de 2019: el tenor español, considerado uno de los mejores de todos los tiempos, era acusado de un presunto delito de acoso sexual por ocho cantantes y una bailarina, aunque solo una daba su nombre, la mezzo-soprano Patricia Wulf. Una docena más aseguró que el también director de orquesta las incomodó con continuas proposiciones y presiones para salir con ellas.

A estas denuncias se sumaban músicos de orquesta, bailarines, cantantes y personal técnico que aseguraban haber observado una conducta sexual inapropiada de la estrella operística con jóvenes mujeres durante varios años, desvelando así lo que algunos miembros del mundo de la ópera calificaban como "un secreto a voces".

Al silencio inicial de Domingo le siguió un comunicado oficial en el que declaraba que "las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, imprecisas".

El comunicado no fue suficiente para parar una oleada de críticas que llevaron a muchos teatros y óperas de Estados Unidos a cancelar sus conciertos.

De esta manera, uno de los mejores cantantes de ópera de todos los tiempos vio cómo el país que le había alzado a la fama mundial, le abandonaba.

España y más concretamente Madrid, cuna del tenor, siguió la iniciativa de EE.UU. de cancelar todas sus actuaciones, convirtiéndose en el primer país europeo que le dejaba atrás por las acusaciones.

También, el considerado "rey de la ópera" por la revista "Newsweek" en una portada de 1982, se vio obligado a dejar su puesto de director de la Ópera de Los Ángeles y a cancelar sus representaciones más inmediatas, unas por decisión propia, otras por acuerdo con los diferentes escenarios donde tenía que cantar.

Un mes más tarde, en septiembre de 2019, otras 11 mujeres acusaban de los mismos cargos a Plácido Domingo. Una de ellas fue Angela Turner Wilson (las demás prefirieron no revelar su identidad), quien trabajó con el tenor español en la obra Le Cid de Jules Massene, representada en la Ópera de Washington durante la temporada 1999-2000, cuando Domingo ejercía como director artístico de esa entidad.

De acuerdo con el testimonio de la cantante, el tenor entró en su camerino antes de una actuación y realizó varios tocamientos, un comportamiento que la dejó "atónita" y "humillada".

Poco debió importarle a la Ópera de Zurich (Suiza) estas nuevas acusaciones, ya que Domingo volvió a subirse a su escenario en octubre causando una gran sensación entre el público con su encarnación de Nabucco en la ópera homónima de Verdil

Etiquetas