Cultura

FESTIVAL INTERNACIONAL EN EL CAMINO DE SANTIAGO

Julie Vachon y Francisco de Paula, de Claroscvro Teatro: "El pasticcio es una fiesta barroca que está llena de alegría y esperanza"

La compañía hispano canadiense representa La increíble historia de Juan Latino este miércoles en el Palacio de Congresos de Jaca

Julie Vachon y Francisco de Paula, de Claroscvro Teatro: "El pasticcio es una fiesta barroca que está llena de alegría y esperanza"
Julie Vachon y Francisco de Paula, de Claroscvro Teatro: "El pasticcio es una fiesta barroca que está llena de alegría y esperanza"
J.A.

JACA.- Julie Vachon y Francisco de Paula forman la Compañía hispano canadiense Claroscvro Teatro, que este año cumplirá una década de existencia. "Residimos en Granada, donde se respira el aroma de siglos de culturas y pueblos. Creemos en la liturgia del teatro como vía para dialogar con el público y transmitirle emoción". Dentro de las actividades del XXIX Festival Internacional en el Camino de Santiago, este miércoles actúan con La increíble historia de Juan Latino en el Palacio de Congresos de Jaca, a las 19:30 horas, espectáculo que encantará tanto a mayores de 6 años como a público adulto. Entradas a 4 euros, anticipada a 3 euros.

¿Cuál es el estilo, el sello diferenciador de las propuestas que desarrolla Claroscvro Teatro?

-Desde el principio teníamos claros una serie de puntos que luego fueron el sello de la compañía. El primero es el uso de la música de una forma peculiar: su selección responde a criterios puramente dramatúrgicos y se establece una relación en ambas direcciones, ya que a veces la música también ha influido en una dramaturgia previa. Otra característica es la convivencia entre máscaras y títeres. Y por último una dramaturgia por capas con mensajes para todas las edades que permite a niños o adultos seguir una trama común. Pero en definitiva buscamos la belleza por encima de todo...

Definan títeres y definan máscaras, por favor, ustedes que son expertos.

-El títere es un convenio mágico entre el público y el titiritero para creer que un ser inerte está vivo. El títere crea un vínculo con el espectador, al niño le recuerda cuando juega con sus muñecos y al adulto cuando él era un niño. La máscara es el elemento que permite al actor desaparecer y convertir tu cuerpo como un títere.

Casi siempre son una apuesta también por la fantasía y con cierta dulzura.

-Sí... la fantasía y la dulzura te permiten afrontar temas muy duros como la muerte, la esclavitud, la guerra, la discapacidad o el acoso. Pero sin olvidar la esperanza: herramientas todas ellas que enseñan a los más pequeños a superar los desafíos de la vida.

Tienen en su haber ser una de las cuatro compañías mejores del mundo en 2015 por los Young Audiences Music Awards y la European Network for Opera and Dance Education.

-Fue un gran honor. Fuimos la primera compañía española en conseguirlo y con nuestra primera obra Yo soy la Locura, que se vio en Jaca en 2018. A pesar de este reconocimiento la repercusión que tuvo fue nula. Fuimos la única que acudió a la entrega de premios sin ningún tipo de acompañamiento oficial y sin haber aparecido en ningún medio.

Hoy pondrán en escena La increíble historia de Juan Latino, pieza que reflexiona muy mucho sobre el poder y la libertad.

-Más bien del poder del conocimiento como puerta a la libertad, del poder de la amistad... es la historia de dos niños huérfanos que sólo se tuvieron el uno al otro. Un amo rico que aprendió a amar a su esclavo como un hermano. Un niño que nació en lo más bajo de la sociedad y llegó a lo más alto, gracias a su talento, a su fortuna pero sobre todo a su amo, quien le dio su nombre y la libertad. Es una historia de una belleza sobrecogedora que aún nos emociona.

Zarzuela pasticcio barroca, ¿qué tipo de espectáculo vamos a poder disfrutar en Jaca?

-En el siglo XVII las obras de teatro tenían cada vez más música y comenzaron a convertirse en zarzuelas. Hemos querido recrear ese momento de transición, eligiendo piezas del siglo XVII -que es cuando aparece el mestizaje musical- como en los pasticcios de esa época. Es una fiesta barroca llena de alegría y esperanza.

Háblennos del equipo artístico, por favor, que es de lujo.

-Tenemos la suerte de contar con dos grandes músicos. Sofía Alegre a la viola da gamba baja y Enrique Pastor a la guitarra barroca y la viola soprano. Ambos se han integrado en este proyecto de una forma natural aportando una gran riqueza al espectáculo. Es necesario tener amor por el teatro para saber ceder protagonismo y estar atentos a la acción, y ellos lo hacen de maravilla.

El repertorio musical en el que se apoya la obra es selecto.

-La música barroca española es una auténtica maravilla. El público escuchará música española y afro-española. Tonos humanos y piezas instrumentales de los siglos XVI y XVII que son la base de ciertos palos alegres del flamenco. Comenzará el espectáculo con una "canción protesta" sobre la situación de un esclavo negro.

Y respecto a ustedes...

-Respecto a nosotros -se presentan-, Julie Vachon es canadiense y se ha formado como actriz y en títere contemporáneo por la Universidad de Québec de Montréal, y Francisco de Paula ha trabajado para Jordi Savall y Montserrat Figueras. La dramaturgia corre de parte de Julie y la dirección actoral de la mano de Larisa Ramos. Un maravilloso equipo de artesanos junto a nosotros.

Y nos llevaremos a casa una preciosa historia sobre la amistad, el mestizaje, el respeto, la convivencia.

-Sí. En el Reino de Granada, el 12 % de la población era negra en tiempos de Juan Latino. Un siglo después, esta población se había mimetizado con la población blanca, produciéndose un mestizaje cultural y racial fruto de una tolerancia mucho mayor de lo que nos han hecho creer. La increíble historia de Juan Latino es un caso extremo debido a la bondad y el amor de su amo, Gonzalo de Córdoba, pero ejemplifica lo que fue la España de los siglos de Oro con sus luces y sus sombras.

¿Cómo valora Claroscvro el momento actual de la escena?

-Incoherente e injusto. Hemos visto dos varas de medir muy claramente que nos han dejado a los profesionales del teatro (que no olvidemos pagamos impuestos y Seguridad Social) en una situación muy precaria. Ahora mismo un teatro es uno de los espacios más seguros que un español puede visitar pues se siguen a rajatabla unos protocolos altísimos. La cultura nos ha salvado psicológicamente durante el confinamiento: no dejemos que esta se ahogue pues nos representa como pueblo.

¿Un deseo solidario ante este contexto de pandemia que aún va a durar?

-Al acabar la Segunda Guerra Mundial, el ministro de Economía presentó unos presupuestos a Churchill en los que la cultura veía recortado en casi su totalidad su presupuesto. El Primer Ministro se negó con una frase que ha pasado a la Historia: "Entonces ¿para qué hemos ganado la guerra?". Deseamos que este gobierno y los posteriores sean tan conscientes como Churchill del papel de la misma para una nación.

Etiquetas