Cultura

TEATRO

Yayo Cáceres, director de "Todas hieren y una mata: "El intelecto y el deseo son dos armas fundamentales para la lucha de la vida"

El espectáculo se presenta este viernes a las 22:00 horas en el Palacio de Congresos de Jaca

Yayo Cáceres, director de "Todas hieren y una mata: "El intelecto y el deseo son dos armas fundamentales para la lucha de la vida"
Yayo Cáceres, director de "Todas hieren y una mata: "El intelecto y el deseo son dos armas fundamentales para la lucha de la vida"
S.E.

JACA.- Yayo Cáceres es el director del espectáculo Todas hieren y una mata, con texto de Álvaro Tato, "y junto a Emilia Yagüe los tres formamos AY Teatro!". Este viernes actúan en el Palacio de Congresos de Jaca, a las 22:00 horas. Entrada a 12 euros, anticipada a 10 euros. Evento organizado por el Ayuntamiento de Jaca, que goza con todas las medidas de seguridad para disfrutar de una comedia del siglo XXI al estilo de los grandes autores del Siglo de Oro.

Todas hieren y una mata. Lo que vamos a disfrutar es una comedia contemporánea, pero con forma del Siglo de Oro.

-Efectivamente, vais a disfrutar una comedia actual, pero escrita a la manera del arte nuevo de hacer comedia que marcó la nuevas formas allá por 1609. Álvaro consigue aquí una comedia de capa y espada perfecta.

¿Hasta donde puede llegar la reinvención de esta "capa y espada"?

-La reinvención puede llegar hasta donde queramos. Creo que lo fundamental es conocer el género para poder reinventar sobre él. Escribir nuevas temáticas y sobre todo otros desenlaces, como es el caso de Todas hieren en que la mujer ejerce una libertad inusual o inexistente durante el Siglo de Oro.

En su propuesta ya hacen un importante ejercicio de análisis y reflexión sobre nuestra cultura, desde la poesía dramática barroca.

-Sí, es fundamental el análisis y la reflexión sobre nuestro tiempo, sobre nuestra cultura, sobre lo que somos. Si algo ha puesto de manifiesto esta pandemia y sobre todo la cuarentena, es que la cultura es imprescindible para la vida. Todos y cada uno de nosotros ha consumido cultura para poder sobrellevar esos días. La cultura es sanitaria. En el caso de esta obra, también.

Dicen que cada hora es una flecha... que nos va llenando de heridas, ¿también en el mundo en que vivimos?

-¡Sobre todo en el mundo en que vivimos! Donde cada vez se hace más difícil el contacto directo, la charla, los encuentros y, por ende, el amor y el humor.

¿Amor y humor en Todas hieren y una mata—

-Amor y humor en Todas hieren, ¡pero también y fundamentalmente en la vida!

Armas que acostumbran ser del intelecto y el deseo.

-El intelecto y el deseo son dos armas fundamentales para la lucha de la vida. Los sueños de todo ser humano para realizarse y llevar una vida plena depende directamente de su robustez. En el caso del intelecto, el conocimiento nos hace mas libres y más disfrutones.

Una obra con mucho ritmo la suya.

-Sí, de hecho yo trabajo a partir del ritmo, que además es el elemento común de todas las formas del arte.

Además, en el juego de escena siempre se busca la complicidad del público.

-Buscamos la complicidad del público porque trabajamos para ellos. Eso no implica ni ser condescendientes ni demagógicos, pero sí tener claro para quién y porqué trabajamos.

Presente, por favor, a los personajes principales.

-Los personajes principales son Alba que es una profesora, Aurora, Don Daniel que es el galán, Pico, su criado, El Corregidor y Teresa que es a su vez la criada de Aurora. También aparece una bruja que hace de las suyas.

Canto, cuerpo, puesta en escena, todo está más que cuidado en este corral de comedias.

-Es fundamental cuidar cada una de las disciplinas que confluyen en una obra de teatro para conseguir la ficción y viajar a la aventura con el público.

¿Qué aprenderemos tras ver la obra? ¿Algo que poder avanzar?

-No sé si aprenderán algo, pero desde luego ir al teatro es como leer un libro. Nunca se es el mismo al acabarlo. Al salir de la función, me cuentas.

Y para terminar, ¿un deseo para las artes escénicas en tiempos de pandemia?

-El deseo para las artes escénicas en estos tiempos es volver a tener las salas llenas. Si hay un sitio seguro, ordenado y de convivencia perfecta en estos tiempos, es el teatro. El teatro es sanitario como dije antes. Forma parte de la cura, no de la enfermedad. Es fundamental recuperar la plenitud, por la profesión y por el pueblo.

Etiquetas