Cultura

ESPECTÁCULOS

"No quiero ser princesa", cuentos de siempre desde una perspectiva original

Cultural El Globo inició este martes en Huesca una mini gira con esta propuesta que le llevará a Apiés, Banariés y Bellestar

"No quiero ser princesa", cuentos de siempre desde una perspectiva original
"No quiero ser princesa", cuentos de siempre desde una perspectiva original
P.S.

HUESCA.- Cultural El Globo presenta en Huesca y algunos de sus barrios rurales, desde este miércoles al 31 de agosto, los cuentos tradicionales de siempre, pero vistos desde una perspectiva diferente y absolutamente original.

No quiero ser princesa se pudo ver este martes en la plaza Ingeniero Pano de Huesca, en la de Apiés (día 27), Banariés (día 28) y Bellestar del Flumen (día 31).

La puesta en escena será todos los días a las 19:30 horas, con entrada libre y aforo limitado.

José Miguel Sánchez, de Cultural El Globo, explica que desde esta asociación "hicimos una propuesta al Ayuntamiento para hacer una mini gira por los barrios de la ciudad, con actuaciones en los meses de julio, agosto y septiembre con diferentes animaciones, y le pareció oportuna No quiero ser princesa, la última que hemos incorporado a nuestro repertorio y que trata el tema del género".

Esta producción surgió "hace dos años gracias a una subvención del área de Igualdad" del Consistorio oscense, apunta Sánchez, y se trata de cuentos en los que los niños descubren que "los colores no son ni de chicos ni de chicas", y en la que transforman algunos textos tradicionales como el de la Ratita presumida, que en vez de barrer se va a trabajar y que lleva por título La ratita dijo basta.

Cultural El Globo ha hecho toda la dramaturgia, además de escribir algunos de los cuentos que forman parte de No quiero ser princesa, como Ceniciento sí o Ceniciento no. "Hemos hecho un cuento grande, con dibujos, y lo hemos escrito en poesía siguiendo la idea de Roald Dahl y su versión de La cenicienta en Cuentos en verso para niños perversos, y en nuestro caso es sobre Ceniciento", indica José Miguel Sánchez.

En este espectáculo, en el que todo se presenta como si fuera una obra de teatro, se incluye otro sobre la historia de una chica que no quiere ser princesa. A la protagonista, que trabaja en un parque de cuentos infantiles, siempre le toca hacer de ese papel, pero se encuentra con un personaje que le abre un poco los ojos y le muestra que puede hacer cualquier que a ella le guste.

Sin cambiar la concepción de la animación, Cultural El Globo reestrena hoy No quiero ser princesa adaptado a las medidas sanitarias que se exige la actual situación provocada por el coronavirus.

José Miguel Sánchez recuerda que las animaciones de El Globo "siempre son muy participativas, en ellas subimos a los niños al escenario, los disfrazamos, montamos una pequeña obra de teatro con ellos... En esta ocasión, con el tema de la covid, en los cuentos en los que hacíamos salir a los niños, hemos tenido que suprimir esa parte porque no podemos tener contacto con ellos, por lo que va a ser la primera vez que hagamos No quiero ser princesa, con una adaptación de la dramaturgia en la que la participación es al final, en un cuento que les hacemos leer, con un micrófono que les pondremos desde lejos para respetar las distancias".

Sánchez insiste en que es necesario "adaptarse a la situación porque si no no haríamos nada", pese a que ahora sus animaciones van a perder esa fuerza de la participación activa del público. "Ahora será siguiendo todas las medidas de la covid", pero van a seguir subiendo a los escenarios sin dejar de hacer que los niños se sientan protagonistas de sus espectáculos.

La prueba de fuego la vivieron con éxito este martes en la capital altoaragonesa y hasta el 31 de agosto lo seguirán experimentando por tres barrios rurales de la ciudad.

Etiquetas