Cultura

MÚSICA

Lasarte, Aranzábal y Guarné conquistan con su música Torreciudad

Antes del concierto se proyectó el nuevo videomapping "El retablo te cuenta"

Lasarte, Aranzábal y Guarné conquistan con su música Torreciudad
Lasarte, Aranzábal y Guarné conquistan con su música Torreciudad
T.

HUESCA.- El pasado viernes se celebró el segundo de los conciertos estivales organizados por el Departamento de Música del santuario de Torreciudad para este verano. Los trompetistas Sergio Guarné y Javier Lasarte y la organista titular de Torreciudad, Maite Aranzábal, ofrecieron una excelente actuación al público asistente que prácticamente llenó el aforo limitado establecido para la iglesia principal.

Antes del concierto musical se proyectó el nuevo vídeo-mapping El retablo te cuenta, una extraordinaria experiencia audiovisual en la que el retablo despliega toda su riqueza de contenido.

Los intérpretes utilizaron tres tipos de trompeta: en las dos primeras obras, un dúo de pícolos, trompetas de tesitura aguda, y para el resto del programa, la trompeta clásica, con su timbre característico, y el fliscorno, un instrumento a caballo entre la trompeta y la trompa, con un sonido más dulce.

El joven talento aragonés, el grausino Javier Lasarte, tuvo ocasión de mostrar su gran nivel interpretativo tanto en las piezas clásicas de Vivaldi y Haendel con las que se inició el programa (Concierto en Do mayor y Eternal source of light divine, respectivamente) como en el bis, el popular Amazing Grace, con un arreglo para dos trompetas hecho expresamente para este recital.

Tras el emotivo Adagio en Re menor de Albinoni, interpretado por el órgano, llegó el contraste con el Andante et Allegro del compositor francés J. G. Ropartz, una obra de acordes grandes al comienzo, seguida de un allegro rapidísimo, magníficamente tocado por ambos intérpretes.

En el siguiente bloque llegó la representación española: Manuel de Falla, con su Paño moruno, Asturiana y Jota (con la que todos los asistentes vibraron especialmente) e Iturralde, con El Molino y el río, obra que recuerda la infancia del compositor, hijo de molineros.

En otro solo de órgano, Festival Toccatta del británico P. Fletcher, el instrumento sonó con sus 4.072 tubos a plena potencia.

La actuación concluyó con dos espirituales de Billingham, Give me Jesus y My Lord, what a morning, a modo de plegaria por las víctimas de la covid-19.

Si habitualmente estamos acostumbrados a finales de concierto apoteósicos, con acordes fuertes, en esta ocasión los artistas prefirieron ofrecer al terminar como un susurro delicado, por el duelo y la esperanza abierta al futuro.

Al concierto asistieron el obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez Pueyo, la alcaldesa de El Grado, Mª Carmen Obis, y Pilar Abad, concejala del Ayuntamiento de Barbastrol

Etiquetas