Cultura

FESTIVAL

Juan Perro, profundidad y delicadeza en acústico en la Cartuja de los Monegros

El Festival SoNna Huesca despide su primera edición tras un verano repleto de conciertos en toda la provincia

Juan Perro, profundidad y delicadeza en acústico en la Cartuja de los Monegros
Juan Perro, profundidad y delicadeza en acústico en la Cartuja de los Monegros
Á.C./DPH

HUESCA.- Juan Perro se basta a sí mismo con una guitarra entre las manos para dejar boquiabierto a su auditorio. Así lo demostró en el patio exterior de la Cartuja de los Monegros, donde sonaron los quince temas de su último trabajo El viaje y otros tantos de Cantos de ultramar.

El Festival SoNna Huesca, una iniciativa de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), cerró con este concierto su primera edición tras un verano repleto de espectáculos musicales de pequeño formato en espacios singulares al aire libre de las diez comarcas altoaragonesas.

El alter ego de Santiago Auserón, Juan Perro, cumplió con creces. Propuso un viaje sonoro por la canción en español con los matices que diferencian a los países que comparten un mismo idioma, el segundo más hablado en el mundo. Es una lengua que atesora un sinfín de señas de identidad cultural que, evidentemente, se reflejan en las canciones populares. Auserón ha ahondado durante décadas en el estudio de la canción en español para conocer con profundidad esta riqueza y canalizarla a través de sus composiciones.

A finales del siglo XX, este aragonés obtuvo un gran reconocimiento al frente de Radio Futura, una de las bandas más influyentes de todos los tiempos de la música en español, con la que trató se asentar las bases de un rock con aire latino que insuflaba un calor veraniego e incombustible. Ahora ya no busca un éxito vacuo, sino cosechar su capacidad poética, la fusión musical y lograr la armonía, consciente de que su intención es contar historias, emocionar al oyente y transmitir sentimientos.

Con este pretexto, llevó su octavo disco como Juan Perro a la Cartuja de los Monegros, lugar privilegiado por la importancia histórica, artística y patrimonial de este conjunto monumental que adquirió la DPH en 2015 para asumir su conservación y rehabilitación. Coincide, además, como señaló el cantautor durante su actuación, que Sariñena es el pueblo natal de su padre. Hay, por tanto, un vínculo familiar con este territorio altoaragonés que nunca ha pasado desapercibido para él.

Interpretó un repertorio basado en la conjunción de las músicas de vanguardia, como el blues, el jazz o el soul, con la tradición afrolatina, principalmente cubana, y con los sonidos característicos de Iberia. El resultado es un estilo único e inimitable. Canciones como Nada, Ámbar o El viaje sobrecogieron a un público que escuchó con atención y en silencio a este artista al desnudo; sin instrumentos electrónicos, amplificadores, ni banda. El concierto se pudo seguir de forma presencial y en retransmisión por "streaming".

Sinceridad, delicadeza y profundidad son las palabras que mejor definen el contenido y la forma de la actuación de Juan Perro, que cerró de facto esta primera edición del Festival SoNna Huesca. Queda un pequeño espectáculo en la programación, previsto para hoy a mediodía con Vegetal Jam en las trincheras Orwell, en Alcubierre, ante un aforo de 50 personas que sirve como punto y final para los asiduos del certamen.

Etiquetas