Cultura

¿QUIÉN SOY?

Ana Isabel Ferraz: La jota, una pasión afianzada con el tiempo

"Organizaba concursos de canto, con canciones de rocío jurado. me gustaba actuar y contar cuentos"

Ana Isabel Ferraz: La jota, una pasión afianzada con el tiempo
Ana Isabel Ferraz: La jota, una pasión afianzada con el tiempo
S.E.

GRAUS.- La jotera grausina Ana Isabel Ferraz se recuerda igual de "sociable, habladora y pizpireta" que es en la actualidad, pero sobre todo, sus primeros recuerdos suenan ya a jota. No es de extrañar que, con el tiempo, se haya convertido en profesional del folclore y también de otra de sus grandes pasiones, los idiomas y, en particular, el inglés.

Su infancia la lleva a la calle Santa Bárbara, donde jugaba en verano con sus amigas, "las cuales conservo hoy en día", afirma orgullosa y a las que ha añadido otras nuevas con los años, gracias a su carácter abierto. Con ellas jugaba a ir en bici por las calles de Graus, en unos años con menos tráfico, pero sobre todo, a cantar. "Jugaba a cantar. Organizaba concursos de canto, con canciones de Rocío Jurado. También me gustaba actuar, contar cuentos e historias. Ya me gustaba el público".

Pero la afición por la música, y sobre todo por las jotas, no nació con sus amigas sino en el seno de su familia. "En mi casa, hemos sido muy joteros. Mis abuelos cantaban en casa, mi madre, mis tíos maternos. Siempre estábamos escuchando jotas y cantando en reuniones familiares. De bien pequeña, con 3 ó 4 años, me ponía cintas de jotas", asegura Ana Isabel.

Aunque siente por su hermano un cariño inmenso desde siempre, no recuerda haber jugado con él debido a la diferencia de edad, básicamente. "Nos llevamos 10 años y no hemos jugado mucho juntos. Siempre ha sido muy protector y nos hemos querido mucho".

En el colegio, Ana Isabel era una alumna "buena y aplicada". "No he sido una niña conflictiva, la verdad. Me ha gustado estudiar y me fascinaban los idiomas, en especial el inglés, por eso me hice profesora. Junto con las jotas, lo que más me gustaba era leer libros y ver películas en inglés", enumera de esos años de escuela, parte fundamental de una infancia que considera "feliz".

En esos años, además de "mamarlo" en casa, se apuntó a clases de jota, de canto y baile en Graus y continuó, por su cuenta, hasta que se fundó el Grupo de Jotas Virgen de la Peña, donde es ahora un pilar fundamental. En su formación, recuerda también a José Antonio Villellas y al grupo Estirpe de Aragonia, de Huesca, que le ayudaron a educar su privilegiada voz.

Compartir su don natural siempre ha sido un placer para Ana Isabel que confiesa que adora el contacto con el público. "Siempre me ha gustado cantar delante de la gente y también hablar, disfruto haciendo las presentaciones cuando actuamos. Me gusta el micro, por eso también he hecho mis pinitos en el teatro, ya de muy pequeñita con las monjas", relata, satisfecha con la mujer en la que se ha convertido, que ha visto crecer con ella sus pasiones infantiles.

Etiquetas